Doggma

Snoop Dog, en una de sus salidas de libertad condicional, se ha metido a escritor. Acaba de  comercializar un libro de papeles, literalmente. Literariamente. Literamente. Linternamente. El libro que vende es de papeles para fumar lo que quieras poner dentro. A ver quién tiene huevos a distribuirlo,

aunque no vemos la ilegalidad por ningún lado, si bien grandes ideas que nos deja este estilo musical.

Qué grandes son los hip hoperos o los raperos o los bingueros, deberían tener su propio canal de televisión. Ya está bien de realities de viejos ex-rockeros. Empezemos con esta chusma, que van a dar más juego.

Que sepas que el lomo del libro es para que enciendas cerillas. Este hombre piensa en todo. Es listo como un perro. Quien no lo haya cogido que no siga leyendo.

Que no sigas leyendo.

También te presentamos otros productos de su gama, como los papelillos King Size.

Anuncios

Breaking the Law (trozo II)

Notorius, tras su paso por el Burger King

El otro en conflicto junto a 2Pac Shakur. Christopher George Latore Wallace, como le llamaban sus amigos, era representante de la costa este en el tema del rap. O del hip-hop. No los distinguimos. Eso que hacen Junior y Daddy Yankee.  El caso es que seis meses después del asesinato de Tupac también se cargaron a este hombre a tiros. Y nos referimos a la munición, no a droga de mala calidad. Con 24 años, buenos días. Poco después salió su disco de profético nombre “Life After Death” (el caso es quedar siempre por encima) y vendió una burrada. Tranquilos, sus herederos reinvirtieron todos los royalties en drogas y armas, como hubiera deseado el difunto.

Breaking the Law (trozo I)

Que tengáis claro que, ajenos a nuestra voluntad, la mayoría de los que aparecerán en esta nueva sección serán raperos. Pero con historias en plan película de Spike Lee antes de que se dedicara a hacer pantalones. La primera y la más chunga, la de Tupac Shakur. Con un enfrentamiento entre costa este y costa oeste en la escena hip hop, Tupac se mosqueó sensiblemente cuando se enteró de que algunos compañeros de profesión sabían que le iban a pegar cinco tiros y no le avisaron.

Sobrevivió, claro, no se iba a mosquear desde la tumba. Lo de sobrevivir tiene su mérito, teniendo en cuenta que le dieron dos tiros en la cabeza.

Exactamente un año después de aquel tiroteo, un tipo llamado Stretch, que era productor y amigo de Tupac, y del que este sospechaba como cabecilla de su intento de asesinato, fue asesinado en Queens. Mucha casualidad nos parece.

Rap and roll all nite and party everyday

Un poco más tarde, en el año 96, a Tupac le pillaron por banda otra vez en Las Vegas, a la salida de un combate de Tyson, y le volvieron a disparar, con distintas versiones sobre lo ocurrido: una afirma que los disparos se produjeron desde un coche en marcha, lo que en plan moderno se llama un drive-by; otra dice que las balas procedían del vehículo de un hombre con problemas de movilidad al que se le fue de las manos la cosa cuando vio que Tupac había aparcado en su plaza de minusválido. Esta vez el rapero se quedó en el sitio con 25 años. Lo que no sabemos es si se volvió a mosquear.

Nos quedamos con dos cosas suyas, una frase y un récord:

La frase: “No voy a cambiar el mundo, pero si despertaré a la persona que va a cambiarlo.”

El récord: ser el único artista que ha alcanzado el número uno del billboard estando en prisión. Ahí lo llevas Tupacman.

La historia del rap

De todos es sabido que los late nights en USA son una maravilla, porque tienen música en directo (y suena bien), entrevistan a gente interesante y los espacios los conduce gente de lo más capaz.  Jimmy Fallon es uno de ellos.

El año pasado, se propuso junto a Justin Timberlake hacer una breve historia del rap y el hip hop cantada. La actuación fue para quitarse el sombrero, y tuvo muchísimo éxito. Aquí podéis verla:

 

Como arrasó, repitieron. Y lo que nos extraña es que Pablo Motos todavía no haya copiado la idea. Ah bueno, que él ya canta raps, es verdad. Os dejamos con la historia del rap parte 2:

 

La semana pasada hicieron la tercera. Antes de dejaros con ella, una reflexión: ¿no creéis que Christian Gálvez es el Justin Timberlake español? ¿Que cae bien a todos, es guapo, y parece que siempre está limpio y huele bien?

En fin, aquí la tenéis (Beastie Boys incluidos):

iPod Nano de Obama

Obama ha vuelto a hablar de su iPod. Como todo el mundo sabe, el president es conocido por su aficción a los gadgets. Su Blackberry generó mucha polémica, ya que por cuestiones de seguridad el presidente no puede tener cuentas de correo personales. Esto nadie se para a pensarlo, pero es una putada porque le tienen que reenviar todos los powerpoints y vídeos guarros al correo del trabajo, por lo que se juega el puesto. Como podéis ver, le hemos echado pelotas y hemos puesto un link a la página del gobierno de los Estados Unidos, así que mientras escribo esto es probable que estén forzando la cerradura de mi casa para después forzarme a mí. Sólo pido que quien me fuerce tenga menos pelo que yo.

Obama dice que gracias a sus niñas ahora lleva en el iPod canciones de Jay-Z, Nas o Lil Wayne. Cuando llegó a la Casa Blanca dijo que llevaba Dylan, Miles Davis, Sheryl Crow y algo de Hip-Hop. Parece que sus listas de reproducción van a ser bastante aburridas.

Esperamos que nuestro presidente Zapatillas no se haya dejado recomendar por sus hijas, fans a muerte de Mago de Oz. Un grupo con ese nombre y con un tío al frente que se hace llamar Txus Di Fellatio no merece estar en ningún iPod.