Twitter killed the radio star

Chris Brown, hermano de Bobby Brown, que es una señora que se dedica al maquillaje y además era el marido de Whitney Houston tenemos varios problemas, ha sido la última víctima ficticia de Twitter. La cosa es que cuando no te cae bien alguien porque ha hecho alguna memez, como ir de listillo en los Grammy, comienzan a soltar rumores sobre tu muerte a través de redes sociales. Twitter ya se cargado-pero-no a Jon Bon Jovi, Dani Martín, Barack Osama o Tiger Woods (tigre maderas, que parece un signo del horóscopo chino).Como no hace daño a nadie al final,  volvemos a esas listas que sólo echamos nosotros de menos y hemos hecho una breve recopilación de gente y cosas que mataríamos ficticiamente a través de cualquier red social:

– A los Rolling.

– El 99,8% de los periodistas deportivos de televisión.

– Manu Chao.

– Los que se creen Manu Chao. Como Macaco y todos sus secuaces.

– El café recalentado.

– El anuncio de los sujetadores de la Sexta.

– Mario Picazo en su faceta de promotor de Securitas Direct sembrando el pánico entre la población. Mejor la rubia de ahora que se peina donde Julia Otero.

– A Harrison Ford. Que alguien le pare. O le elija los guiones. Desde que sale con Ally McBeal no levanta cabeza. Deberían cambiarle el nombre a Harrison Ford Escort, para diferenciarlo de su anterior etapa.

– Las cejas de Matt Dillon. Cada vez más grandes, cada vez más negras. Esto también podía ser el título de una película porno.

– Los botes de laca de Ana Botella (muertos ellos se iría apagando sola…así, poco a poco…).

– El tip-ex. Total, quién lo usa ya.

Esos productos humillantes

Nos despertamos hoy con una reflexión que hemos cuajado el fin de semana, después de lavarnos. Porque para nosotros el fin de semana dura cinco días.

Todos los champús anticaída huelen a mierda. Los fabricantes deberían ser mucho más cuidadosos con este tipo de cosas y sus olores. Deberían oler a fruta y a frescor, que en realidad es lo importante, oler bien,  no estar limpio. Eso sólo importa si pillas o si tienes que ir a un hospital. De la misma manera, cada cierto tiempo deberían cambiar el olor a los champús anticaspa. Decimos esto porque cuando ya tienes pillado el olor al H&S y se lo hueles a alguien, ya sabes que es un casposo, como cuando olías a Filvit porque tenías piojos o peor, a vinagre. Y entonces empiezas a hacerte preguntas de este tipo: ¿me voy a enrollar con un casposo? ¿Es eso lo que quiero en mi vida? ¿Le olerán los bajos también a vinager?

Tener las puntas abiertas no es una desventaja social (al igual que las piernas), por mucho que lo parezca por el drama de los anuncios. Pero… ¿tener caspa? además corre la leyenda urbana de que quien usa H&S una vez ya lo tiene que usar toda la vida, porque si dejas de usarlo te sale más caspa. O se te cae la cabeza como a Dani Martín.

Más Cheers no, ni cucharas impregnadas de heroína…

Por si alguien no se ha enterado, os avisamos de una noticia inquietante: este domingo se va a estrenar en Telecinco una versión española de la exitosa serie “Cheers” que todos vimos en su día. Como no podía ser de otra forma, en el bar español estará trabajando Antonio Resines. También estará en la serie Alberto San Juan, del que no tenemos ninguna queja pero ya se nos ocurrirá algo.

Dani Martín, que es uno de los únicos diez músicos que hay en España, porque parece que no hay más, visto que acaparan todo el trabajo del sector y el protagonismo en los medios, se ha encargado de adaptar la banda sonora. Señores de Telecinco, ¿no creéis que podríais haberos saltado vuestro manual de creatividad cero y haber hecho algo original en esta serie, aunque sólo fuera la música? Pues no. No sabemos si el audio es robado o es que suena así de mal:

Con todo esto no queremos decir que no confiemos en la serie ni nada por el estilo. Será un éxito, seguro. Pero nosotros nos meamos en ella de entrada, que para eso tenemos un medio de comunicación poderoso que nos permite emitir juicios de valor sin ningún tipo de argumento. Además os contamos en primicia el final: todo es un sueño de Antonio Resines. Esto es periodismo señores.

Irreflexiones

¿Por qué  cuando vas a un restaurante y te encanta, al volver para enseñárselo a alguien los platos son más pequeños, saben peor y los camareros son unos bordes?

¿Por qué un eructo siempre huele a chorizo, aunque seas vegetariano?

¿Por qué da grima el guitarrista de Amaral?

¿Por qué se hacen campos de golf en secarrales?

¿Se le habrá pasado ya el calentón al de Amistades Peligrosas?

¿Por qué es tan irritante la música de los dvds?¿Por qué no le damos al “mute” en vez quejarnos?

¿Malú sólo sabe cantar duetos?

¿Por qué en los bares resulta tan complejo de transmitir el concepto “leche templada”?

¿Por qué Dani Martín siempre rima “Loco” con “Poco a Poco”?

¿Por qué justo cuando un grupo baja el nivel y saca un disco más flojo empiezan a tener mucho éxito?

Digáis lo que digáis Robin Williams es nombre de tía y Jamie Lee Curtis de hombre. Y punto.

¿Por qué la gente cuando ve una fuente siempre tira monedas, aunque la fuente tenga un diámetro de palmo y medio?

Con el holograma se nos presenta un buen panorama

Por segundo día volvemos a hablar de japoneses, como en los mejores blogs de videojuegos.

En Japan está triunfando una especie de Hannah Montana que se llama Hatsune Miku. La chica tiene 16 años y llena estadios. Aparte del típico comentario que nos viene a todos a la cabeza de “qué cabrona, la pasta que estará ganando”, lo que nos llama la atención es que esta tía no es una persona real, es un holograma en 3D que proyectan sobre el escenario, como Fraga o Jordi Hurtado (que no nos acordamos quién nos lo dijo). Lo mejor es ver un vídeo en directo y después seguimos hablando.

Como véis el bicho es rollo manga, y le llega el pelo hasta las rodillas. Lo bueno de esto es que pueden programarla para que baile el Moonwalker mezclado con el baile del pañuelo.

Esto abre la puerta a cosas inimaginables, un mundo por descubrir. Por ejemplo, si la máquina de 3D cayese en manos de mentes depravadas, desequilibradas y todo lo que termine en adas, como las nuestras, sería para estudiar cómo unas mentes pueden tener manos, pero aparte de esto se nos ocurren algunos eventos que organizar:

– Una gira mundial sin precedentes: Kurt Cobain meets Falete.

– Dueto de Rocío Jurado  y John Lennon (el sueño de una de nuestras redactoras). O Manolo Escobar con Jeff Bukley.

– Dean Martin con Miguel de Molina: a cada cual, su crooner, con el hit ‘The Well Paid’. También podría con su hijo Dani Martin.

– ACDC a dos voces. O los Clash con Eskorbuto, formación original.

– Louis Amstrong con sus hijos Billie Joe, Neil y Lance Armstrong.

– Regreso inminente a la televisión de ‘Su Media Naranja’ y ‘El Precio Justo’, con sus respectivos.

– Un cameo de Félix Rodríguez de la Fuente en “El encantador de perros” arrasaría en audiencia.

Lo bueno de esto es que ahora sí que va a empezar a ser negocio la música, sin pagar un duro a las estrellas. Y picarán poco del catering: el alcohol y las groupies por fin serán para los técnicos que dejarán de ser reconocidos como un medio para ser un fin en sí mismos. Adiós a las escenas de pegar a los periodistas, tirar las televisiones por las ventanas de los hoteles o mandar a la mierda a quien les pida un autógrafo. Casi nos da hasta pena. Se acabó. Ahora sí que podemos decirlo. Rocknroll is dead.

Solos o con leche

Siempre se dice que cuando un músico de una banda saca un disco en solitario es para realizar proyectos que no tienen cabida en su grupo. Al menos los protagonistas siempre dicen eso, porque no hay quien se lo crea. La realidad es que en el 95% de los casos el único objetivo es demostrar al mundo que el talento lo tienes tú y que para hacer hits no necesitas a nadie más, y encima te llevas toda la pastuki. Creemos que es la primera vez que la palabra pastuki se utiliza en un artículo periodístico serio y riguroso y en un medio masivo como es este.

Esto canta mucho cuando además se sacan discos bajo tu nombre que deberían estar bajo el de tu grupo, ya que suenan igual. Nosotros somos más partidarios de los proyectos paralelos con otra gente, ya que suelen tener algo más de personalidad.

Este mes ha sacado disco Brandon Flowers, que además de tener un nombre tan divertido es el cantante de los Killers. Su disco se titula ‘Flamingo‘ y después de escucharlo parece que debería haber sido el siguiente disco de su banda. En cualquier caso está en plena caída musical que, como siempre pasa, es inversamente proporcional al éxito que tiene. Seguro que ningún single de los Killers ha tenido un lanzamiento como el primero de Flowers en solitario.

Otro que ha hecho lo mismo es el simpático Fran Healy, que sigue con su sombrero y sus bonitas melodías. La única diferencia con los discos de Travis es que en este no aparece el bajista feo moviendo la cadera arrítmicamente. Además sigue haciendo vídeos entretenidos. Aún no saben si firmarán contrato de nuevo con el canal de televisión de Kiss FM, que de cada 10 vídeos que ponían 5 eran de ellos.

Phil Anselmo (ex-Pantera, ex-Down, ex-señor con pelo largo) también tienen el disco a las puertas con un proyecto nuevo, porque a este hombre se le ve inquieto, Arson Anthem. Se ha juntado con gente de Superjoint Ritual, Eyehategod y otros con nombres igual de precarios, aunque también está Hank Williams III. Tienen el disco en pre-escucha en su web.

Antes de terminar, recordar también que tanto Dani Martín como su hermano Dioni Martín han publicado sendos discos en solitario.