Breaking the Law (trozo II)

Notorius, tras su paso por el Burger King

El otro en conflicto junto a 2Pac Shakur. Christopher George Latore Wallace, como le llamaban sus amigos, era representante de la costa este en el tema del rap. O del hip-hop. No los distinguimos. Eso que hacen Junior y Daddy Yankee.  El caso es que seis meses después del asesinato de Tupac también se cargaron a este hombre a tiros. Y nos referimos a la munición, no a droga de mala calidad. Con 24 años, buenos días. Poco después salió su disco de profético nombre “Life After Death” (el caso es quedar siempre por encima) y vendió una burrada. Tranquilos, sus herederos reinvirtieron todos los royalties en drogas y armas, como hubiera deseado el difunto.

Anuncios