Despedidos

Ha salido el dato del paro en su máximo histórico, cosa que no nos extraña, porque ya no se construyen pirámides, que daban trabajo a mucha gente, y además al ir estos trabajadores muriendo jóvenes se iba renovando al plantilla constantemente.  Así que desde New Musical Estréss queremos realizar una labor social animando a la gente que haya sido despedida o crea que puede serlo. Y es que hay infinidad de casos en los que las empresas se equivocan o nuestras ideas no son comprendidas, y esto le ha sucedido a personajes que después triunfaron, se forraron, o ambas cosas. Quizás simplemente necesites un cambio de aires.

– En el año 1919 Walt Disney fue despedido de un periódico, según su director “carecía de imaginación y de ideas”. Luego se dedicó a plagiar las de los demás a base de cuentos. Ahora están repartiendo sus restos en los sorbetes de Hacendado.

Madonna en sus inicios trabajó en Dunkin’ Donuts, y fue despedida en su primer día de trabajo después de rociar a sus clientes con gelatina y luego intentar chuparles la cabeza uno a uno.

Thomas Edison trabajaba en una oficina de Western Union, de la que fue despedido al derramar ácido en el suelo, que era parte de los experimentos secretos que se dedicaba a hacer en sus horas de trabajo, buscando un producto para dar brillo al parqué.

Mark Cuban hace años trabajaba en una tienda de informática. Parece que un día no pudo abrir la tienda a su hora ya que estaba atendiendo a un cliente y sus jefes decidieron largarle. Después de esto fundó su propia empresa, ahora tiene una fortuna de más de 2.000 millones de dólares y un equipo de la NBA para divertirse. Hasta ha salido en un episodio de Walker Texas Ranger. Ya no se puede aspirar a más en esta vida.

– De todos es sabida la historia de Steve Jobs y Apple, cuyos accionistas le echaron de la empresa que había creado. Después de esto Jobs montó otra empresa, que años después compró Apple, permitiendo la vuelta al consejo de este. Después vinieron iMacs, iPods, iPhones, iDetodo.

Ozzy Osbourne fue despedido allá por el ’79 de Black Sabbath y entró Dio, cuya mejor aportación aparte de lo musical fue el invento de los cuernos en el heavy. La versión oficial alega diferencias musicales. La versión más oficial que era por tema de drogas, quién lo hubiera dicho. El caso es que mal, lo que se dice mal, no le ha ido.

Antonio Moreno trabajaba en Correos cuando recibió una serie de cartas de esas que llevan un mal de ojo si no las fotocopias y las envías a su vez a otras diez personas. Decidió tirarlas y no repartirlas, por cortar la cadena y comprobar si eso era efectivo. A los 10 minutos le cayó un piano del cielo, que nadie sabe de dónde apareció. La parte buena de la historia es que unos creativos porretas se inspiraron en su vida para crear el anuncio de Nespresso,  y que su viuda pudo conocer a John Malkovich.

Anuncios

iPod Nano de Obama

Obama ha vuelto a hablar de su iPod. Como todo el mundo sabe, el president es conocido por su aficción a los gadgets. Su Blackberry generó mucha polémica, ya que por cuestiones de seguridad el presidente no puede tener cuentas de correo personales. Esto nadie se para a pensarlo, pero es una putada porque le tienen que reenviar todos los powerpoints y vídeos guarros al correo del trabajo, por lo que se juega el puesto. Como podéis ver, le hemos echado pelotas y hemos puesto un link a la página del gobierno de los Estados Unidos, así que mientras escribo esto es probable que estén forzando la cerradura de mi casa para después forzarme a mí. Sólo pido que quien me fuerce tenga menos pelo que yo.

Obama dice que gracias a sus niñas ahora lleva en el iPod canciones de Jay-Z, Nas o Lil Wayne. Cuando llegó a la Casa Blanca dijo que llevaba Dylan, Miles Davis, Sheryl Crow y algo de Hip-Hop. Parece que sus listas de reproducción van a ser bastante aburridas.

Esperamos que nuestro presidente Zapatillas no se haya dejado recomendar por sus hijas, fans a muerte de Mago de Oz. Un grupo con ese nombre y con un tío al frente que se hace llamar Txus Di Fellatio no merece estar en ningún iPod.