La gente está muy loka sin ser borroka

Cuando parecía que la industria musical estaba al borde de la quiebra, ha tenido que llegar un músico español para salvarla. Como el Cid. Otra vez. El mundo nos debe ya varias.

Estamos muy orgullosos de Sak Noel, un productor y, dejémoslo ahí, gerundense, que se ha convertido en el quinto número uno español de la historia en el chart de singles del Reino Unido, gracias a su tema “Loca People”. Con ese título poco más podemos añadir.

Los anteriores números uno españoles fueron Baccara con su ‘Yes Sir, I can Boogie’ (1977), Julio Iglesias con ‘Begin the Beguine’ (1981), su hijo Enrique con ‘Hero’ (2011) y Las Ketchup con su ‘Aserejé’ (2002)

Ser número uno de singles radiados en las radios hoy en día tampoco nos parece ninguna barbaridad, ya que compites con gente de la talla de Don Omar, David Guetta y, por supuesto, Pitbull. Lo difícil era serlo en los 60 y los 70 y quitárselo a unos Beach Boys o unos Beatles, eso sí era noticia.

El videoclip de la canción da muestras del nivel artístico y cultural de la propuesta. Una chica llega a Barcelona y un amigo le propone enseñarle la ciudad y visitar lugares como la Sagrada Familia. Ante estas propuestas ella sólo dice “What The Fuck” y babea cuando ve una cerveza. Como estaba claro, terminan en una disco y ella dice que quiere bailar como una gogó. Todo esto salpicado por mensajes que aparecen en pantalla y que dicen “La gente esta muy loka”. Sí, sin tildes y con “k”. Vamos a ver, si no eres un borroka no puedes escribir cosas con k, cuántas veces tenemos que decirlo. Después de esto, sólo nos quedan ganas de exiliarnos al Tíbet.

Anuncios

¿Quién quiere ser Boliviano?

Madrid, 22 de Enero (FARLOPA PRESS)

Podría ser un concurso. O podríamos preguntártelo. Así, con todo el desconocimiento que tenemos, diríamos que para qué. Pues para lo mismo que nos haríamos holandeses, por la droga.

El gobierno de Bolivia ha pedido a Naciones Unidas que retiren la hoja de coca de su lista de drogas. Allí es muy común mascar hojas de esta planta, así que quieren que no sea visto como drogadicción. Poniéndonos en su lugar, es como si prohibieran los chicles en todos los países menos en España, y al viajar a Francia, por ejemplo, no pudieramos comer chicle. Una putada. Gran ejemplo.

Tony Montana sabe que el secreto está en la masa

Además hay un nuevo estudio que dice que podría tener efectos terapéuticos. El mascado de la hoja. A todos los que estéis pensando en poneros unas lonchas ahora mismo convencidos de que os va a venir bien, tenemos que deciros que no, ese extremo aún no ha sido confirmado, porque el producto final está cargado de conservantes y colorantes. El gobierno, para defender esta idea, ha lanzado una bebida llamada Coca Brynco, una combinación de palabras muy acertada para lo que venden.

Bolivia es el tercer productor de coca del mundo, por lo que deben tener más plantas de las que pueden mascar, por mucho mal de altura que tengan. Sobre todo lo hacen los indígenas andinos, que tienen la boca como las llamas de rumiar y nadie se explica por qué tienen ese aspecto de personas tan apacibles con lo que se meten al cuerpo. Si bien la idea de explotar la comercialización y el invento del “narcotráfico” seguro que no ha sido de ellos. Aunque a lo mejor hay indígenas viviendo en chalés de cuatro plantas y con jardines llenos de tigres y leones. Todos quieren ser los campeones.

Aún así han surgido oleadas a nivel internacional de apoyo a la propuesta, pero en el fondo son de estos que buscan barrer para casa: un reducto valenciano  está considerando pedir que legalicen la planta del éxtasis. También el ciclista Floyd Landis dice que hay que legalizar el dopaje “ya que es una cosa común y no se puede parar”. De hecho ha preguntado si el EPO proviene de alguna planta. Aunque en nuestra humilde opinión sería mucho más efectivo y más sano ponerles detrás de las bicis una manada de panteras negras, ya verás tú si hacían rápido el ascenso al Tourmalet.

Más triste es robar. Parte I de II.

Lo de la crisis en la música no es nada nuevo, por mucho que ahora se apunte todo el mundo al carro.

Pero la vida de estrella del pop-rock es muy cara. Los pobres vivimos en un mundo con tdt y bombonas de butano. Pero ahí afuera están las instalaciones de gas natural y los canales satélite. Cuando uno gana tanta pasta deja de comprar los calcetines en packs de diez. Y eso tiene un precio. Así que para darle un empujón a tu carrera, a tu nuevo disco y al bolsillo, qué mejor opción que la publicidad:

Nunca nos hemos podido resistir a este anuncio. Lo mentamos a las primeras de cambio porque entonces era una cosa muy poco habitual, hay que entenderlo, pero fue de las mejores campañas de la DGT.

Stevie Wonder- DGT

Qué grande es Georgie Dann. Nadie ha llegado tan lejos con un todoterreno. Ni con un plumas como el suyo.

Georgie Dann- Galloper

En general cualquier cosa que haga Iggy Pop nos parece bien, así que un anuncio de seguros para coches tampoco es para tirarse de los pelos.

Iggy Pop- Seguros

Poco más o menos lo mismo con Debbie Harry. Aunque los pantalones son espantosos, claro.

Debbie Harry- Pantalones Murjani

No tenemos palabras para este de Billy Idol. Para contextualizar diremos que decidió dar un giro a su carrera en solitario y dedicarse al rap. Ikea te anima a eso, a que empieces desde cero.

Billy Idol-Ikea

¿Seguirá Julio Iglesias siendo fiel a La Casera?¿Seguirá llevando jerséis atados a la cintura?¿Dejaremos de pedir algún día una clara con Casera, aunque nos la pongan con gaseosa del Lidl?

Julio Iglesias-La Casera

Lo de Bon Jovi (si hombre, ese señor que hizo una canción un día y de ahí salieron cinco discos) con el coche, un buen anuncio, nos recuerda bastante a la campaña de Shakira. Lo malo es que luego no te puedes quitar las canciones de la cabeza aunque no tengas ni el carné de conducir.

Bon Jovi- Mitsubishi

Del anuncio que no teníamos ni idea era del de Shakira con el vestido Locomía que hemos encontrado. Visualmente muy majo. Y ella no abre la boca. Todos contentos.

Shakira- Panasonic

Mala Noticia. Segunda Parte

Ya sabemos quién es Asentus Ogwella Akuku, que falleció el pasado fin de semana. O quién era. Este keniano tenía el honor de ser la persona con más hijos del mundo, exactamente 210. Aunque hablando de estas cantidades, dudamos que la cifra sea exacta.

El tipo se casó con 130 mujeres y se divorció 80 veces, y era considerado el Julio Iglesias de Kenia. Sus conocidos le apodaban Danger.

El último hijo lo tuvo a los 78 años con una novia de 18, así que el amigo Asentus debía manejar pasta o una herramienta de un calibre descomunal, porque si no ya me diréis. Mediréis 1,70m.

Esta es la típica noticia absurda para rellenar espacio que publican los diarios serios y que nosotros hemos plagiado para demostrar que el periodismo está hecho una mierda, pero aun así nosotros estamos por debajo.