Doggma

Snoop Dog, en una de sus salidas de libertad condicional, se ha metido a escritor. Acaba de  comercializar un libro de papeles, literalmente. Literariamente. Literamente. Linternamente. El libro que vende es de papeles para fumar lo que quieras poner dentro. A ver quién tiene huevos a distribuirlo,

aunque no vemos la ilegalidad por ningún lado, si bien grandes ideas que nos deja este estilo musical.

Qué grandes son los hip hoperos o los raperos o los bingueros, deberían tener su propio canal de televisión. Ya está bien de realities de viejos ex-rockeros. Empezemos con esta chusma, que van a dar más juego.

Que sepas que el lomo del libro es para que enciendas cerillas. Este hombre piensa en todo. Es listo como un perro. Quien no lo haya cogido que no siga leyendo.

Que no sigas leyendo.

También te presentamos otros productos de su gama, como los papelillos King Size.

Paciencia

Nosotros siempre volvemos a Steve blowJobs. Y Steve Jobs siempre vuelve a nosotros. Esta vez porque se ha retirado al banquillo, lógicamente, y ha dimitido de su cargo como CEO de Apple, pero seguro que le arreglan los papeles del paro porque la relación es buena, nos consta. Se va a dedicar a su negocio paralelo, InfoJobs, que se ha convertido en una referencia en la búsqueda de empleo on-line.


En cualquier Casio, ahora le apartamos nosotros para centrarnos en una campaña de marketing gratuíta para Apple que les ha surgido sin comerlo ni beberlo: Mark Malkoff, humorista, guionista, artista y madridista, ha estado varios días probando formas de irritar o llamar la atención en un Apple Store. Este tipo lleva dedicándose varios años a realizar retos de la mano de empresas varias. Al final se convierten en campañas virales que dan la vuelta al mundo. Saltó a la fama en el año 2007, cuando visitó y compró cafés en los 171 Starbucks que hay en Manhattan en un sólo día. Después de esto estuvo viviendo varias semanas dentro del Ikea de New Jersey. Más tarde pasó un mes viviendo en un avión (sin bajarse nunca de él) e incluso un mes viviendo en casa de sus padres después de haberse independizado, lo que debe de ser una de las experiencias más traumáticas de la edad adulta. En ese tiempo el aburrimiento le llevó a realizar experimentos impagables como éste con un rollo de papel higiénico.

Ahora, ha estado en la tienda de Apple haciendo cosas que no se suelen hacer, como llevar a su perro a probar el iPad, invitar a una cena romántica con una chica, hacerse pasar por Darth Vader para arreglar su iPhone, o llevarse una cabra a la tienda…para probar la paciencia y la pulcra educación de los dependientes, que se mueve entre lo irreal y lo forzado.