Riñones al Xerez

El mundo de la cocina es tan amplio como maravilloso, y en NME no descartamos ningún tipo de alimento ni receta para nuestra sección “Con las Manos en la Grasa”, porque somos muy respetuosos con los estómagos ajenos. Así que hoy venimos con una receta totalmente novedosa:

En Mourmansk, Rusia, una ciudad cercana a San Petersburgos (algún día hablaremos del Burguis Power y las franquicias burgalesas alrededor del mundo, como Edimburgos o Estrasburgos),  la policía ha detenido a un joven de 21 años que se ha comido a otro. Así. La noticia suena tan veraz como la de la autoestopista que desaparece en las curvas, pero no nos vamos a ir de interrail para corroborarlo, la verdad.

Este muchacho contactó con otro tipo a través de una página web de encuentros homosexuales, lo que demuestra lo peligrosa que es la red. Invitó a su conquista, de 31 años, a casa, a cenar, claro. Una vez allí no se sabe muy bien cómo le mató, si envenenado o a poniéndole un maratón de ‘Jara y Sedal‘, pero lo que sí quedó claro es que al asesino le gusta la cocina. Después de matarlo, le troceó y cocinó de diferentes formas: hizo filetes, hamburguesas, salchichas, un cocido y croquetas con las sobras del cocido, como es tradición en Madrid y la región central de la antigua URSS. Estuvo cocinando durante toda la semana, y hasta llegó a colgar videos de cómo hacía las hamburguesas por la world wide web. Hemos tenido acceso a ellos pero no vamos a colgarlos, ya que eran unas recetas al Pedro Ximénez buenísimas y no queremos que nos las copien. Y además teniendo en cuenta que no sabemos distinguir un conejo de un gato ¿cómo sabemos que lo que sale cocinando en los vídeos no es un pavo?

Según la policía rusa, que tiene menos credibilidad que Milli Vanilli, el chef lo único que quería era comerse a su víctima, y parece que podría haber cocinado previamente a otras diez personas. Debe tener el congelador a tope.

Anuncios

Fundación de Ayuda para la Drogadicción

Ayer nos despertamos con el despertador. No vamos a decir que nos despertásemos con esta noticia porque no es cierto, pero es de lo mejor que hemos visto en los últimos minutos. La policía te está extorsionando… Además han detenido a un matrimonio por realizar una campaña de marketing directo, cosa inaudita en nuestro país. La campaña era de la Fundación de Ayuda para la Drogadicción.

Esta innovadora pareja se dedicaba a repartir folletos como el de la imagen por zonas de copas de Morón de la Frontera. Como ahora están en auge los cupones de descuento, ellos ofrecían 5€ de rebaja por cada gramo de cocaína que les comprases. Para que no les pillase la policía, en los planfetos ponían un nombre falso, lo que viene a llamarse un sinónimo. El problema principal ha sido que la dirección de la casa que daban para comprar la droga sí era correcta.

También comenta la policía que están tras la pista de un tipo que se hace llamar Telecoca, que reparte farlopa por domicilios pero no deja tantas pistas como estos. Hemos logrado una entrevista en exclusiva con el hombre detrás de esta organización y nos ha desvelado las ofertas de la semana:

– 2×1 a domicilio: pagas dos gramos y te entregan la mitad.

– Menú familiar: por pedido de 5 unidades o más te regalan unos nuggets de meta-anfetaminas de la peor calidad.

– Combo: Vete sin pagar y te hace un combo a lo mortal kombat.

– Con cualquier pedido de lunes a jueves de regalo la salsa cabronada, que consiste en que te roban la televisión y te raptan a uno o dos hijos, dependiendo de lo feos que sean.

– Por pedido con topping a base de opiáceos, 3 ingredientes mínimo, gratis el pollo (de un gramo). Pidiendo otro igual te regalan cuchara y Albal. Sólo para recoger en local.