Viaje con nosotros

Que nosotros sepamos, Weezer han sido de los primeros grupos en poner de moda los conciertos a bordo de un crucero. Esta modalidad de crucero es algo así como que te tiras unos días en un barco del amor viendo tocar varias veces a tu banda preferida y a otros afines, en plan todo incluido. Menos las propinas. Recordad que estas cosas nunca incluyen las bebidas y que las bebidas son de marcas como “Maldini” o “Ron Jerusalen”.

Nosotros para el año que viene pensamos irnos de viaje, y en vez de irnos a bañar al río nos iremos cuando todos estéis trabajando y disfrutando de la nueva edad de hielo en Madrid, que llega todos los años en enero. Primero al Coachella (Tom) Cruise, luego al 7000 Tons of Metal y para terminar al Mayhem (Penélope) Cruise. No se le puede pedir más a un viaje.

Coachella Cruise: Tienes la opción de hacer el crucero por las Bahamas o por Jamaica. Que mal ¿eh? ¿Y quién toca? Pulp como cabeza de cartel y, entre otros, Black Lips, Girl Talk, !!!, Grimes, Cloud Nothing y Dj Harvey (no sabemos si es un chiste, no lo vamos a comprobar, te dejamos a ti la oportunidad para que lo pongas en comentarios más abajo). Además suelen incluir temas rarunos o hacen varios pases al día, de tal forma que igual ves a Jarvis Cocker en una sala para 2000 personas. Cómo te quedas. Esa es la sala pequeña del barco, después tienen una réplica de Wembley a escala 2:1, en la que hacen bolos para 160.000 personas.

Los precios van desde 700€$ a 1.500$, así que para lo que cuesta ahora el choripan en los festivales españoles os diremos que no nos parece tan caro. Lo jodido es colarse , eso también tenedlo en cuenta.

7000 tons of metal: Crucero por el Caribe, aforo limitado a 2000 heavies, 40 bandas de metal, cinco días y así llevan ya 3 años. Esto sí que es un open air. Hemos intentado reservar para el 2013 y la mitad de las plazas ya están ocupadas. En serio. Por si os interesa, los precios van desde 666$ (qué esperabais) a 1.499$, suites aparte.

Hasta ahora llevan confirmadas unas 15 bandas y hemos conseguido descifrar algunos de los logos: Dragonforce, Lacuna Coil, Turisas, In Flames, Doro, Immolation o Enfiserum.

Mayhem Festival Cruise: Este es muy probable que se termine hundiendo. El recorrido que hace es Miami-Bahamas-Miami y cuenta en su cartel con bandas como Lamb of God, Machinehead o Anthrax. Esperamos que la seguridad corra a cargo de “Los Ángeles del Infierno”, para darle un toque divertido y claustrofóbico al crucero.

Parece que se están poniendo de moda este tipo de festivales, y podéis encontrar mucha variedad en la web, sobre todo con bandas de clase media, como el Monsters of Rock Cruise por las Bahamas, el Rock Boat, o el Sweeden Rock Cruise. Otro interesante es el Bruise Cruise, con Fucked Up como cabeza de cartel.

Monsters Of Rock Cruise

Por lo que vemos de momento, la gran mayoría pilla bastante lejos. Nosotros no tenemos porque nos sobra el dinero, pero suponemos que rápidamente tendremos nuestro Ibiza Rock Cruise, o algo por el estilo.

Por último, desde NME os vamos a dar un consejo muy valioso si alguna vez vais a un festival cruise: lo importante es no coincidir con Frank Black en uno de estos cruceros, por lo que si ves a los Pixies en el cartel de alguno, ese no interesa. No interesa porque arrasa en los buffets y luego nunca quedan donettes en el desayuno. Lo que, después de pagar el pastizal que vale el crucero, pondría de mala hostia hasta a Christian Gálvez.

Anuncios

Híbridos

con-air

Desde que se extinguieron los centauros, como los cuadernos, hemos echado en falta híbridos en nuestras vidas. Cuando lanzaron el Toyota Prius esta necesidad se cubrió en parte, pero seguimos luchando por el mestizaje, como Manu Chao, que tanto daño ha hecho a la música sin saberlo. O sí. En este mundo todo es susceptible de ser cruzado, salvo las autopistas, así que hemos hecho un vein storming, como hacían Janis Joplin o Miles Davis para componer. Aquí están los resultados:

Pavollo – Mitad pavo, mitad pollo. Esta brillante ocurrencia no nos corresponde pero se la robamos a su dueño. Contendría todo lo positivo de un pollo y de un pavo pero tendría una profunda crisis existencial así que se irían suicidando uno a uno hasta autoextinguirse, como si fueran grupos de grunge.

Gaviloma – Sería una mezcla entre paloma y gaviota. Esto sólo existiría en principio en las ciudades de costa. Este híbrido nacería de la reflexión de las gaviotas ante su pirámide alimentaria ¿por qué comer basura si podemos comer palomas? Lo que ellas no saben es la cantidad de mierda que puede ingerir una pobre paloma a lo largo del día. Con lo cual la reacción química que surja de una gaviota comiéndose a una paloma puede crear un ave inmortal. Probablemente las cucarachas surgieran de un escarabajo que se comía palomas. Et voilà.

Conerdo – Mezcla de conejo y cerdo. Así no harían ese ruido tan molesto en las granjas como si tuvieran vegetaciones, porque tendrían cabeza de conejo. Y rabo de conejo.

Con-air-do – Sería una mezcla entre Nicolas Cage en Con-Air y un cerdo. O sea, que sería Nicolas Cage con melenas con la nariz achatada y la piel más cerdil. Y rastreando el suelo en busca de mierda que llevarse a su boca de cerdo. Es que hemos descubierto que cruzaríamos con un cerdo prácticamente cualquier cosa.

Caimanardo – La criatura que nace de la fusión de un caimán y un nardo. Precioso, un animal con flores en la chepa.

Murcioso -Una mezcla de murciélago y oso, pese a lo que pueda parecer. Desafortunadamente el resultado no está a la altura del nombre.

Murciasno – Nace del cruce de un murciano con un borrico. Increíble ser. Que nos perdonen los murcianos, pero el nombre de la criatura bien merece el experimento.

Anaconga – También conocida como la serpiente bailonga. No puede faltar en una buena fiesta salsera. Los Estefan tienen tres en su casa de Miami.

Cangurock– Lo que vendría a ser una mezcla de canguro con Axl Rose. Destinado a pensar que todo el mundo le persigue, que es un genio incomprendido y que cualquier cosa es suceptible de arrojarse por una ventana. Al final entra en conflicto con otros cangurocks y acaba montando un proyecto en solitario que nunca edita disco.