La Colina de la Hamburguesa

Estamos apuntados a una interesante newsletter norteamericana de médicos  muy concienciados (PCRM) y han encontrado un remedio para retirar a las tropas de EEUU de los frentes bélicos: que sigan comiendo como cerdos.

Un porcentaje muy alto de futuros reclutas está tan sobrealimentado que no vale para el puesto. Lo único para lo que servirían es para embestir en plan manada de búfalos. Bueno, esa es la idea que hemos extraído nosotros, pero PCRM en verdad lo que ha hecho es sacar un Vegetarian Starter Kit, para hacer que alcancen su peso y no el suyo más el de un ñu, porque vale más una ensalada que un platoon de costillas adobadas.

La obesidad de los militares cuesta billones de dólares en médicos y absentismo laboral. Por no hablar de los accidentes que han detectado en  combate:

– A Mike Yellowstrong, teniente del ejercito de USA, se le resbaló el arma en pleno ataque frontal por tener las manos llenas de grasa después de haber desayunado panceta.

– El pasado mes de Junio, una compañía entera fue localizada y acribillada por montar una  barbacoa en pleno desierto de Afganistán. El olor a chorizo criollo  llevó a los afganos a detectar su ubicación.

– Steve O´Brian O´Something, francotirador del primer regimiento de la compañía UtahAlfa, tuvo a tiro al mismísimo Bin Laden hace un par de meses. Cuando se disponía a apretar el gatillo, sintió que algo le ascendía imparablemente por la garganta (justo después de acabarse un bocata de chistorra). El disparo se le fue a Cuenca, y eso que los americanos no sabían ni dónde estaba.

Nosotros somos provegetales, desde las lentejas con chorizo al jamón con melón pasando por el melón con jamón, monjamonjamón, aunque aspiramos a ser veganos algún día, sobre todo cuando no nos queden dientes. Aquí hay una copia de la edición especial del Vegetarian Starter Kit, por si os animáis. Nos ha encantado el capítulo dedicado al mito de la proteína.

Anuncios