Fue a buscar trabajo y le comieron lo de abajo

En nuestro repaso habitual a la prensa de calidad mientras cenamos, hemos encontrado un ránking de estos que nos apasionan, publicado por The Wall Street Journal. Os esperabais un ránking de Padres Hoy o Jara y Sedal, seguramente. Pero nosotros estamos aquí para acabar con vuestras expectativas.

Se recogen los mejores y los peores trabajos para el 2012 teniendo en cuenta el nivel de estrés, el sueldo y el entorno. Las conclusiones han sido:

MEJORES TRABAJOS

– El mejor trabajo es el de ingeniero de software. Tu éxito en este campo es proporcionalmente inverso a tu atractivo físico, pero no se puede tener todo. Nosotros, por ejemplo, tenemos belleza infinita pero no tenemos inteligencia, y a quién le importa. Habría que ser tonto para no estar encantado con esta situación.

Director de recursos humanos. En los tiempos que corren, estar despidiendo en vez de ser despedido es una satisfacción, suponemos que por eso estará aquí.

Higienista dental. Claro que no debe ser lo mismo ser higienista dental en Massachusetts (EEUU) que en una aldea de la Amazonia (Amazon).

Terapeuta ocupacional. Encargado de que la gente no se deprima por exceso de tiempo libre a cualquier precio, aunque sea teniendo hijos o siendo terrorista.

PEORES TRABAJOS

Leñador, curiosamente. Mucho peor que otros trabajos como matarife, o ser el doble de Chris Martin y tener que llevar ropa hecha con retales de manteles y unas  Salomon, como si fueras un escalador.

Periodista. Y encima la carrera en la Complutense es un campo de pruebas, por no hablar de echar la matrícula.

Agente de movilidad. Una profesión que recoge lo más horrible de todas las profesiones: pasas frío y calor, es de cara al público, cobras a la gente, estás de pie muchas horas y el uniforme es espantoso.

Lavaplatos. Sorprendente que aún exista este puesto de trabajo. Es como si hubieran puesto “sereno” o “corredor de cuádrigas”.

Evidentemente, nosotros hemos elaborado nuestro propio Top  de mejores y peores trabajos.

MEJORES TRABAJOS según NME:

– Constructor de Lego.

Escritor de blog. Un poco estresante, pero ganar 100 petrodólares por palabra escrita lo compensa, aunque nos mata tener que estar rechazando sexo 24hours party people.

Jugador profesional de videojuegos. Ya nos sorprendió verla como asignatura en el programa de la universidad de una amiga erasmus en Dinamarca. Pero existe.

Periodista. No, es broma, lógicamente

Ser Emilio Aragorn, hijo de Arathorn.

Medidor de pechos. Naturalmente a la mayoría del sector femenino de la redacción se la suda.

PEORES TRABAJOS según NME:

Becario de NME. Que no sabemos si es un trabajo o una de las doce pruebas de Astérix.

Ser Michael Keaton. Menuda putada. Te venden una carrera brillante en los ochenta y te quedas para vestir santos. Empiezas haciendo papeles tan buenos como “Las locas peripecias de un señor mamá” y terminas en una versión moderna de “Herbie”, de padre de Lindsay Lohan. No es justa carrera para el mejor Batman del cine.

Ser pipa en la gira de Rody Aragón. Tener que aguantarle y ver cómo se tira a grouppies.

Sastre de Marichalar. Además de tener que imaginar combinaciones imposibles de colores y rayas, rombos y cuadrados, cuando por fin tienes una pieza lo suficientemente hortera, tienes que volverte loco para que le encaje en ese cuerpo asimétrico que la droga le ha dado.

Anuncios

Donde caben dos

Han encontrado un pez de tres ojos cerca de una central nuclear, en Argentina. Hombre, que a lo mejor “cerca” para esta gente es como para los madrileños, que todo está a veinte minutos, sea Callao o Massachusetts, que hemos escrito correctamente a pesar de tus dudas, exigente lector.

Parece que lo están analizando, a ver si es por radiación, por casualidad o porque se lo han pintado. Si tuviéramos que elegir un tercer miembro del cuerpo no elegiríamos un ojo, no os vamos a engañar. Está claro que un argentino elegiría tener dos lenguas, para poder mantener dos conversaciones a la vez, o mejor aún, para hablar consigo mismo. Nosotros, pudiendo elegir, a lo mejor pediríamos que se superpusieran dos miembros. Y tendríamos un brazo extralargo. Graciosos.