Phil Spector que estás con un pie en el cielo

Nos fascina Phil Spector. Nuestra relación con él siempre ha sido como cuando te arrancas una costra del brazo: te da grima pero también cierto gusto. En vista del año nuevo hebreo, Rosh Hashaná, vamos a hacer un repaso sintetizado a la vida de tan ilustre judío.

Phil Spector nace en el Bronx en 1939, 1940 o 1614. Huérfano de padre, su familia se muda a L.A., donde siempre quiso ir Loquillo, y el muchacho comienza a interesarse por la música y los sellos de lacre. Ante la imposibilidad de compaginar ambas disciplinas, aprende a tocar la guitarra y forma algunas bandas con amigos de la FP.

Después de una discusión por quién compra papel para el baño en el local de ensayo, Spector rompe relación con su último grupo y aprende los secretos de trabajar en un estudio de grabación. Comienza a caerle trabajo encima, sobrevive, y produce e incluso colabora en la composición de temas como ‘Spanish Harlem‘, ‘To Know Him Is to Love Him‘ o ‘Corrina Corrina‘.

Decide crear el sello Philles y la cosa se vuelve más seria. Empieza el trabajo con grupos como The Crystals o las Ronettes. Su punto álgido llega con la creación de la técnica Wall of Sound, que consiste en producir un tema de forma que acabe y sin embargo siga retumbando en tu oído hasta el día siguiente, como cuando sales de un pub de Huertas (Madrid).En un alarde de su característica humildad y equilibrio lo define como “una aproximación Wagneriana al rock & roll”.

Se casa con Ronnie Benett, vocalista de The Ronettes, de quien se divorciará a finales de los setenta tras haber adoptado en sus años de convivencia a 5 hijos, unas patillas y unas gafas de padre español de la Transición.

Tras sufrir un accidente de tráfico se vuelve aún más raro, porque casi no lo cuenta, y continúa trabajando sin pausa. Comienza a interesarse activamente por el coleccionismo de armas de fuego  y, en un intento de difundir su aficción, las muestra a cualquiera a la primera de cambio; sus amigos y colegas de trabajo reaccionan muy positivamente ante tal pasión dándole la razón a cualquier cosa que pida llevando pistola.

Spector aparece y desaparece durante los 90 y la actual década que acaba, salvo para comprar el pan y salir del economato en alguna entrevista. En 2009, es procesado por el asesinato en segundo grado de la actriz Lana Clarkson y condenado a 19 años de cárcel.

Repasamos ahora algunos de los grupos esenciales que se vieron marcados por Spector:

The Ronettes
Lo más de las girl groups y además convertidas en las chicas malas por Spector. Firmaron ‘Be my Baby’ (si hombre sí, la del principio de Dirty Dancing), ‘Baby I love You’ y Spector se acabó casando con Ronnie Benett, una de las vocalistas, que volvía majara al productor. Literalmente.

Ike and Tina Turner

Spector era un gran fan de Ike Turner. Compartían muchas cosas en común, como su talento natural para la música, la composición de éxitos y tratar a sus respectivas como si fueran basura.


The Beatles, John Lennon y George Harrison

Spector se encargó de las mezclas finales y de darle un repaso general al ‘Let It Be’, disco grabado por The Beatles en un ambiente distendido y amigable. El resultado fueron temas como  ‘The Long and Winding Road’, que es como si tu abuela hubiera cogido una camiseta de las de Abanderado  y le hubiera cosido puntilla.

Unos años después Lennon contrató sus servicios. Se rumorea que Spector secuestró unas cintas con grabaciones de Lennon sin pedir rescate ni nada y que las defendía a punta de pistola, hasta que Lennon le puso algo en el cubata y a la que le entró sueño al productor se fue corriendo con las cintas metidas en el bolsillo de dentro de la chaqueta.

Además, como Harrison se fiaba de todo el mundo, le encargó la co-producción del concierto por Bangladesh. Dado el estado de Bangladesh aún hay que dar muchos conciertos para que sirvan de algo.

The Ramones

Entre ellos se quitan y ponen la razón pero parece ser que cuando le salía de la cavidad nasal a Phil Spector, les apuntaba con la pistola para invitarles a que se quedaran en su casa. Grabaron ‘The End of the Century’, de curradísima portada.

Leonard Cohen

El señor Cohen opinó que no sabía si era una genialidad lo que había hecho con el disco Spector o una majadería. En cualquier caso, suena sospechosamente alegre para ser Cohen.

Starsailor

Cuando Phil estaba más pendiente de sus juicios y del desenlace de Médico de Familia, a través de su hija conoció a este grupo, y se ofreció a producir su disco “Silence is Easy”. El disco contiene esta maravilla, que suena maravillosamente y nos dejó maravillados.

Anuncios

Canciones para meter la cabeza en el horno. Tomo primero.

Como sabemos que estamos en unos días difíciles con esto de la vuelta al trabajo y la depresión postvacacional, desde NewMusicalEstréss queremos  daros un empujoncito para ayudaros a que el regreso sea menos llevadero.

Hemos llegado a la conclusión de que a nosotros la música sólo nos interesa cuando emociona, lo que se traduce en que o te hace saltar o te hace llorar. El resto está a mitad de camino y podríamos prescindir de ella perfectamente. Y vosotros también, si no, haced la prueba. Hoy vamos a centrarnos en la que te hace llorar, directamente, agradeciendo desde aquí a este grupo de artistas los lamentables ratos que nos han hecho pasar con sus miserables letras y melodías deprimentes. Que tienes un buen día, ponte uno de estos temas y ya no será tan bueno. Que tienes un mal día, ponte una de estas joyas y querrás ahogarte con los cordones de tus zapatos.

10. Wilco – ‘Pieholden Suite’

9. Smashing Pumpkins – Galapogos

8. The Smiths – I Know It´s Over

7. Death Cab For Cutie – I Will Follow You Into The Dark

6. Leonard Cohen – Famous Blue Raincoat

5. Radiohead – Fake Plastic Trees

4. The Appleseed Cast – Hanging Marionette

3. Damien Rice – The Blower´s Daughter

2. Arcade Fire – Crown of Love

1. Jacques Brel – Ne Me Quitte Pas

Brel no sólo canta, interpreta, que son cosas distintas, y en el vídeo se ve que está el pobre destrozado, vamos. Lo curioso es que la escribió para una amante que él mismo dejó. Pero vida privada aparte, un tipo con un disco tan brillante como ‘Le Vals a Mille Temps’ tenía que estar en la lista.