Pequeñas Mentiras

Aviso parietal: Este post es cruel, puede herir la sensibilidad de quien la tenga.

Cuando ya pensábamos que todo había terminado, Miguel Ríos ha visto que estaba ganando más dinero que nunca, y ha anunciado una nueva gira de despedida. Esto es un timo en toda regla, y alguien se debería asegurar de que los músicos cuando hacen un concierto de despedida no puedan actuar nunca más, cortándoles las cuerdas vocales, por ejemplo.

¿Bye bye Ríos?

Esto lo vemos parecido a cuando Kiko o Coto Matamoros, porque no los distinguimos, anunció que se iba a suicidar en Tailandia, ¿y luego qué?. Ese comentario ha sido muy duro, sí, pero de esta gente se puede hablar y desear cosas sin problemas, ellos lo hacen.

Otro que hizo lo mismo fue Michael Jackson, que anunció sus últimos conciertos, vendió 1 millón de entradas y después se murió de mala manera. O se lo medio cargaron. Pero al menos era un hombre de palabra, dijo que eran los últimos y vaya si lo iban a ser. ¿Y AC/DC? ¿Y Iron Maiden? ¿Y Judas Priest? ¿Y no se os ocurre ningún grupo que haya amenazado con “última gira” y que no sea rock? Ah sí, los Rolling.

¿A quiénes eliminaríais del panorama musical? ¿A quién obligaríais a que fuera de verdad su última gira? ¿A Boy George? ¿A alguien que sí esté vivo?

La ronda de pintas de Iron Maiden

El pasado 10 de agosto, Iron Maiden estaban de gira, como suelen estar siempre, por otra parte. Ese día llegaron a Bergen, Noruega, y no tenían actuación hasta el día siguiente, lo que en términos guiris viene a ser un day-off. Como estaban aburridos decidieron tirar una moneda al aire para elegir plan:

Cara – Nos vamos de museos. Museo del jamón, museo erótico y museo de la cerveza.

Cruz – Nos vamos en plan tranqui a tomar algo a un pub cerquita del hotel y pronto para la cama.

Lanzaron la moneda y salió cruz, así que se fueron al Finnegans Irish Pub y se pidieron unas cuantas rondas. Gracias a nuestro departamento de investigación, ha llegado a nuestras manos la cuenta de aquella tarde, que aquí adjuntamos:

Antes de nada, os podemos asegurar que es real, ya que hemos contrastado la noticia con la redacción de La Farola. Después de esta aclaración hemos sacado algunas conclusiones:

1. Como siempre que se sale fuera de España, se confirma que si quieres chuzarte tienes que beber cerveza o hartarte a culos de cubatas. Según esa cuenta cada vaso de Jack Daniels sale a 61€. O los vasos eran de 5 litros o es un pelín caro el garito.

2. Este punto desacredita totalmente al anterior, puesto que según la factura cada pinta sale a 66€. Ahora nuestro consejo es que si salís de España y queréis chuzaros, mejor comprad drogas o comed algo en mal estado.

3. La Heineken cuesta 62€, definitivamente la vida está muy cara en Noruega y Iron Maiden nos han decepcionado. Hasta hubiéramos visto con buenos ojos que pidieran Cruzcampo pero Heineken… Por otro lado, ya tenemos dos datos de este país: el primero es que la vida está muy cara; el segundo que cuentan con uno de los mejores actores entre sus paisanos, Eduardo Noruega.

4. El piscolabis terminó a las 17:42, justo para llegar a merendar al hotel. Como en verano no anochece en estas zonas, ¿es posible que empezasen la tarde anterior?

5. El Red Bull cuesta 19€. Con estos precios sólo hay dos opciones: A) Estaban en un puticlub. B) Estaban en un burdel. No sabemos qué son los slippery nipples pero suenan a club de alterne. O a prostíbulo.

6. Han pedido 8 Jagermeister Glasses. ¿Quién cojones va a un pub a comprarse gafas? ¿Qué clase de pub vende gafas?

7. Nos acabamos de dar cuenta de que en el país este la moneda no son euros, sino coronas, así que la cuenta se queda en 2.477 €.

8. Mierda, la verdad nos ha jodido la noticia. ¿Cómo es eso de que nunca dejes que la verdad te estropee una buena noticia?

9. Con todo el tiempo que nos ha llevado redactar esto con las mínimas faltas de ortografía posibles, vamos a publicarlo, como habéis podido comprobar. Podíamos haber dedicado la tarde a repartir caramelos en algún colegio y hemos optado por la escritura, así que el mundo merece conocer la historia de Iron Maiden en el Finnegans Irish Pub.