Paciencia

Nosotros siempre volvemos a Steve blowJobs. Y Steve Jobs siempre vuelve a nosotros. Esta vez porque se ha retirado al banquillo, lógicamente, y ha dimitido de su cargo como CEO de Apple, pero seguro que le arreglan los papeles del paro porque la relación es buena, nos consta. Se va a dedicar a su negocio paralelo, InfoJobs, que se ha convertido en una referencia en la búsqueda de empleo on-line.


En cualquier Casio, ahora le apartamos nosotros para centrarnos en una campaña de marketing gratuíta para Apple que les ha surgido sin comerlo ni beberlo: Mark Malkoff, humorista, guionista, artista y madridista, ha estado varios días probando formas de irritar o llamar la atención en un Apple Store. Este tipo lleva dedicándose varios años a realizar retos de la mano de empresas varias. Al final se convierten en campañas virales que dan la vuelta al mundo. Saltó a la fama en el año 2007, cuando visitó y compró cafés en los 171 Starbucks que hay en Manhattan en un sólo día. Después de esto estuvo viviendo varias semanas dentro del Ikea de New Jersey. Más tarde pasó un mes viviendo en un avión (sin bajarse nunca de él) e incluso un mes viviendo en casa de sus padres después de haberse independizado, lo que debe de ser una de las experiencias más traumáticas de la edad adulta. En ese tiempo el aburrimiento le llevó a realizar experimentos impagables como éste con un rollo de papel higiénico.

Ahora, ha estado en la tienda de Apple haciendo cosas que no se suelen hacer, como llevar a su perro a probar el iPad, invitar a una cena romántica con una chica, hacerse pasar por Darth Vader para arreglar su iPhone, o llevarse una cabra a la tienda…para probar la paciencia y la pulcra educación de los dependientes, que se mueve entre lo irreal y lo forzado.

Anuncios

Despedidos

Ha salido el dato del paro en su máximo histórico, cosa que no nos extraña, porque ya no se construyen pirámides, que daban trabajo a mucha gente, y además al ir estos trabajadores muriendo jóvenes se iba renovando al plantilla constantemente.  Así que desde New Musical Estréss queremos realizar una labor social animando a la gente que haya sido despedida o crea que puede serlo. Y es que hay infinidad de casos en los que las empresas se equivocan o nuestras ideas no son comprendidas, y esto le ha sucedido a personajes que después triunfaron, se forraron, o ambas cosas. Quizás simplemente necesites un cambio de aires.

– En el año 1919 Walt Disney fue despedido de un periódico, según su director “carecía de imaginación y de ideas”. Luego se dedicó a plagiar las de los demás a base de cuentos. Ahora están repartiendo sus restos en los sorbetes de Hacendado.

Madonna en sus inicios trabajó en Dunkin’ Donuts, y fue despedida en su primer día de trabajo después de rociar a sus clientes con gelatina y luego intentar chuparles la cabeza uno a uno.

Thomas Edison trabajaba en una oficina de Western Union, de la que fue despedido al derramar ácido en el suelo, que era parte de los experimentos secretos que se dedicaba a hacer en sus horas de trabajo, buscando un producto para dar brillo al parqué.

Mark Cuban hace años trabajaba en una tienda de informática. Parece que un día no pudo abrir la tienda a su hora ya que estaba atendiendo a un cliente y sus jefes decidieron largarle. Después de esto fundó su propia empresa, ahora tiene una fortuna de más de 2.000 millones de dólares y un equipo de la NBA para divertirse. Hasta ha salido en un episodio de Walker Texas Ranger. Ya no se puede aspirar a más en esta vida.

– De todos es sabida la historia de Steve Jobs y Apple, cuyos accionistas le echaron de la empresa que había creado. Después de esto Jobs montó otra empresa, que años después compró Apple, permitiendo la vuelta al consejo de este. Después vinieron iMacs, iPods, iPhones, iDetodo.

Ozzy Osbourne fue despedido allá por el ’79 de Black Sabbath y entró Dio, cuya mejor aportación aparte de lo musical fue el invento de los cuernos en el heavy. La versión oficial alega diferencias musicales. La versión más oficial que era por tema de drogas, quién lo hubiera dicho. El caso es que mal, lo que se dice mal, no le ha ido.

Antonio Moreno trabajaba en Correos cuando recibió una serie de cartas de esas que llevan un mal de ojo si no las fotocopias y las envías a su vez a otras diez personas. Decidió tirarlas y no repartirlas, por cortar la cadena y comprobar si eso era efectivo. A los 10 minutos le cayó un piano del cielo, que nadie sabe de dónde apareció. La parte buena de la historia es que unos creativos porretas se inspiraron en su vida para crear el anuncio de Nespresso,  y que su viuda pudo conocer a John Malkovich.