Pulgares

Como tenemos una riqueza cultural muy pobre, pero activa, os presentamos un corto en el que ha participado uno de nuestros redactores, para que le echéis un ojo. Se llama ‘Pulgares’ y lo han presentado al concurso No Todo Film Fest de cortometrajes. Os lo ofrecemos en primicia antes de que les den un Oscar, un Grammy y el Premio Planeta.

También podéis aprovechar para ver el resto de cortos, que siempre es una alegría entretenida.

Anuncios

Twitter killed the radio star

Chris Brown, hermano de Bobby Brown, que es una señora que se dedica al maquillaje y además era el marido de Whitney Houston tenemos varios problemas, ha sido la última víctima ficticia de Twitter. La cosa es que cuando no te cae bien alguien porque ha hecho alguna memez, como ir de listillo en los Grammy, comienzan a soltar rumores sobre tu muerte a través de redes sociales. Twitter ya se cargado-pero-no a Jon Bon Jovi, Dani Martín, Barack Osama o Tiger Woods (tigre maderas, que parece un signo del horóscopo chino).Como no hace daño a nadie al final,  volvemos a esas listas que sólo echamos nosotros de menos y hemos hecho una breve recopilación de gente y cosas que mataríamos ficticiamente a través de cualquier red social:

– A los Rolling.

– El 99,8% de los periodistas deportivos de televisión.

– Manu Chao.

– Los que se creen Manu Chao. Como Macaco y todos sus secuaces.

– El café recalentado.

– El anuncio de los sujetadores de la Sexta.

– Mario Picazo en su faceta de promotor de Securitas Direct sembrando el pánico entre la población. Mejor la rubia de ahora que se peina donde Julia Otero.

– A Harrison Ford. Que alguien le pare. O le elija los guiones. Desde que sale con Ally McBeal no levanta cabeza. Deberían cambiarle el nombre a Harrison Ford Escort, para diferenciarlo de su anterior etapa.

– Las cejas de Matt Dillon. Cada vez más grandes, cada vez más negras. Esto también podía ser el título de una película porno.

– Los botes de laca de Ana Botella (muertos ellos se iría apagando sola…así, poco a poco…).

– El tip-ex. Total, quién lo usa ya.