Fue a buscar trabajo y le comieron lo de abajo

En nuestro repaso habitual a la prensa de calidad mientras cenamos, hemos encontrado un ránking de estos que nos apasionan, publicado por The Wall Street Journal. Os esperabais un ránking de Padres Hoy o Jara y Sedal, seguramente. Pero nosotros estamos aquí para acabar con vuestras expectativas.

Se recogen los mejores y los peores trabajos para el 2012 teniendo en cuenta el nivel de estrés, el sueldo y el entorno. Las conclusiones han sido:

MEJORES TRABAJOS

– El mejor trabajo es el de ingeniero de software. Tu éxito en este campo es proporcionalmente inverso a tu atractivo físico, pero no se puede tener todo. Nosotros, por ejemplo, tenemos belleza infinita pero no tenemos inteligencia, y a quién le importa. Habría que ser tonto para no estar encantado con esta situación.

Director de recursos humanos. En los tiempos que corren, estar despidiendo en vez de ser despedido es una satisfacción, suponemos que por eso estará aquí.

Higienista dental. Claro que no debe ser lo mismo ser higienista dental en Massachusetts (EEUU) que en una aldea de la Amazonia (Amazon).

Terapeuta ocupacional. Encargado de que la gente no se deprima por exceso de tiempo libre a cualquier precio, aunque sea teniendo hijos o siendo terrorista.

PEORES TRABAJOS

Leñador, curiosamente. Mucho peor que otros trabajos como matarife, o ser el doble de Chris Martin y tener que llevar ropa hecha con retales de manteles y unas  Salomon, como si fueras un escalador.

Periodista. Y encima la carrera en la Complutense es un campo de pruebas, por no hablar de echar la matrícula.

Agente de movilidad. Una profesión que recoge lo más horrible de todas las profesiones: pasas frío y calor, es de cara al público, cobras a la gente, estás de pie muchas horas y el uniforme es espantoso.

Lavaplatos. Sorprendente que aún exista este puesto de trabajo. Es como si hubieran puesto “sereno” o “corredor de cuádrigas”.

Evidentemente, nosotros hemos elaborado nuestro propio Top  de mejores y peores trabajos.

MEJORES TRABAJOS según NME:

– Constructor de Lego.

Escritor de blog. Un poco estresante, pero ganar 100 petrodólares por palabra escrita lo compensa, aunque nos mata tener que estar rechazando sexo 24hours party people.

Jugador profesional de videojuegos. Ya nos sorprendió verla como asignatura en el programa de la universidad de una amiga erasmus en Dinamarca. Pero existe.

Periodista. No, es broma, lógicamente

Ser Emilio Aragorn, hijo de Arathorn.

Medidor de pechos. Naturalmente a la mayoría del sector femenino de la redacción se la suda.

PEORES TRABAJOS según NME:

Becario de NME. Que no sabemos si es un trabajo o una de las doce pruebas de Astérix.

Ser Michael Keaton. Menuda putada. Te venden una carrera brillante en los ochenta y te quedas para vestir santos. Empiezas haciendo papeles tan buenos como “Las locas peripecias de un señor mamá” y terminas en una versión moderna de “Herbie”, de padre de Lindsay Lohan. No es justa carrera para el mejor Batman del cine.

Ser pipa en la gira de Rody Aragón. Tener que aguantarle y ver cómo se tira a grouppies.

Sastre de Marichalar. Además de tener que imaginar combinaciones imposibles de colores y rayas, rombos y cuadrados, cuando por fin tienes una pieza lo suficientemente hortera, tienes que volverte loco para que le encaje en ese cuerpo asimétrico que la droga le ha dado.

Ángeles y Demonios. Cara A

El 1 de noviembre era de toda la vida un día de recogimiento, de visita a cementerios, de sacarle polvo a las lápidas y a las flores de plástico y estas cosas tan arraigadas en España. La verdad es que en México y en EEUU se lo han montado mucho mejor quitando hierro al asunto: limpian pero se van de fiesta juntando cielo, infierno y los que se han quedado entremedias.

Como ya os habréis dado cuenta, en esta semana, año tras año, los telediarios hacen el mismo reportaje: Halloween es una fiesta que cada vez gana más adeptos en nuestro país y, por otro lado, sale la gente que se queja porque esta tradición no es española. Comer pizzas tampoco lo es y a nadie le parece mal. Así que con motivo de esta fiesta, hemos recopilado los papeles de diablo en la gran pantalla de los que nos acordamos, para que podáis descargaros las películas y pasar una noche diabólica en vuestos hogares, si es que tenéis. Íbamos a meter a Viggo Mortensen, que tiene nombre de muerte y dicen que da mucho miedo en ‘La Profecía’ (1995), pero es que no la hemos visto porque nos da miedo sólo de pensarlo.

1. Jack Nicholson en ‘Las Brujas de Eastwick’ (1987). Como la cara ya la trae de serie, los papeles de doble personalidad le vienen al pelo. Aquí quedamos muy contentos con el trabajo de los cuatro.

Nicholson, seguramente encima de una banqueta

2. Robert de Niro en ‘El Corazón del Ángel’ (1987) De Niro hace su papel como un truhán, como un señor, algo bohemio y soñador, quedando como diablo por excelencia para los anales de la historia del cine. Otro que ha quedado para los anales ha sido Nacho Vidal.

La excelencia de la manicura

3. Gabriel Byrne en ‘El fin de los Días’ (1999). Es lo único que recordamos de la película, afortunadamente, protagonizada por Arnold Scwarzenegger (apellido negro dos veces). Además, el interés claramente no cinematográfico de una de las redactoras en este hombre nos ha llevado a incluirlo bajo amenazas.

Espera que creo que se me estan quemando las lentejas

4. Al Pacino en ‘El Abogado del Diablo’ (1997). Había que incluírle pero estamos un poco decepcionados con él: podía haber superado el papel de De Niro, pero en vez de ser sutil se le va la mano y sobreactúa, algo de lo que ha pecado en los últimos años en otras películas como ’88 minutos’, largometraje que no aportará nada a vuestras vidas, por cierto.

Mister Pacino, al ver el recibo del IBI

5. Liz Hurley en ‘Al Diablo con el Diablo’. La película debería llamarse ‘Al diablo con Liz Hurley’, evidentemente, pero en fin, todos tenemos que comer. Y no hay muchos ejemplos de mujeres haciendo de Satanás: mientras ellos aparecen como tipos elegantes, ellas tienen que enseñar teta.

Liz Hurley dejando poco a la imaginación

6. Tim Curry en ‘Legend’ (1985). No teníamos ni idea hasta hoy de que era Tim Curry el señor de la oscuridad, qué impacto. Además pasamos años pensando en comprarnos el mismo corrector dental que debió usar Tom Cruise después de la película.

Curry, que no cabe por las puertas

 

7. Ray Wise en ‘Reaper’. Vale, es una serie, pero Wise da el pego muy bien y hasta se le ve la vertiente de ángel antes que caído. Y cuando se pone serio, tela.

¿Serán gratis en el infierno las fundas en la piñata?

Para quien quiera salir de casa, hoy se estrena en España Paranormal Activity 2, que en Usa ha arrasado recaudando más de 40 millones en el primer fin de semana. La película es igual que la primera pero con más chicha y cámaras en toda la casa. Lo más interesante de esta entrega es la campaña que lleva haciendo Paramount unos meses para calentar el estreno. Han creado una web y regalado webcams para que gente de todo el mundo pueda subir las actividades paranormales que detecten en su casa. Bueno, de todo el mundo menos España, porque aquí no han hecho la acción.