Un cadáver a los postres

Nos ha llegado una noticia del Spiegel (sí, lo leemos en el desayuno, de Alemania nos gustan sus revistas y sus series de acción cutres), seguramente sea una trola pero como no contrastamos nada vamos a publicarlo. El caso es que en Berlín, ciudad donde lo único que sobran son sitios para comer, van a abrir un nuevo restaurante que ofrece un menú para caníbales. La campaña de marketing ha sido en la onda de las de la DGT: piden donantes de miembros humanos. Bueno, también piden donantes del resto de partes del cuerpo, no sólo comerán penes. También buscan un cirujano de grandes proporciones y un ayudante de cocina tolerante.

Ojo, que no les vale cualquiera para donar: te tienes que hacer miembro, rellenando un formulario en el que te preguntan por tu grupo sanguíneo, historial de operaciones, si eres fumador…lo normal, vamos. En vez del pan te regalan un chequeo médico y el hospital. Eso sí, si superas las pruebas tú decides qué parte de tu cuerpo quieres donar.

Todos pensamos en el donante, pobrecillo que va a donar un brazo o un pulmón o un esternón, pero nadie piensa en el pobre comensal que tendrá que aceptar el género que le den sin poder elegirlo. Porque claro, si vas a donar una parte de tu cuerpo será que estás hasta las pelotas de ella o que huele mal o que la tienes gangrenada. No es lo mismo que estar cangrejado, como este

Se supone que el recetario viene dado por la cocina Wari, una tribu del Amazonas de las miles que han sido masacradas, cosa que tiene mucho más delito y a nadie parece asustarle tanto, porque les han llegado quejas hasta del parlamento. Consideran el asunto de mal gusto. Ya están jodiendo una buena iniciativa, así no hay quien emprenda un negocio.

Nos hemos puesto en contacto con el restaurante y no nos han contestado a nada, sólo que ya no admiten más prepucios, pero hemos extraído conclusiones muy interesantes:

1) Te puedes llevar tu propia comida- te hacen descuento- y lo que no te guste te lo reimplantan. Eso sí, no hagas esto los sábados por la noche, porque están a tope y los reimplantes los hacen sin muchos miramientos, pudiendo dar a error en algunos casos como el de este amigo:

2) Todo sabe a pollo, así que pide lo más barato y no te andes con tonterías del estilo de lomo alto o tronco bajo, da lo mismo

3) Ni pidas chorizos criollos ni butifarras

Nosotros ya hemos rellenado nuestro formulario, aunque no sabemos qué parte donar. ¿De qué os desprenderíais vosotros?

Anuncios