El crack de los 40

Han detenido en US a una mujer, a la que no se le ocurrió nada mejor que denunciar que su camello la había timado. La iluminada, de  40 y muchos años, llamó a la policía para denunciar que le habían hecho la trececatorce con el gramo de cocaína que acababa de comprar. En vez de la droga le habían vendido azúcar, como en los chistes. Ella empezó a sospechar que algo pasaba cuando se la metió para el cuerpo y en vez de saber a muerte y destrucción sabía a bizcocho de tres huevos.

La policía y la denunciante se presentaron en casa del supuesto traficante, que se hizo el sueco. No encontraron nada salvo 200 sacos de azúcar, 900 cajas de tizas, 120 sacos de yeso y 8 containers de aspirinas en el garaje.

Los agentes de la ley acompañaron a la señora a su casa, para ver si se relajaba. Una vez allí, lo que sí encontraron al registrarla, así, de paso, fue una pipa de crack. La han im-putado por consumo de drogas. Qué pretenciosos. Igual ni siquiera era suya. Podía ser de la señora de la limpieza, que siempre se les echa la culpa en estos casos. O del abuelo, que a los viejos se les perdona todo.