Fue a buscar trabajo y le comieron lo de abajo

En nuestro repaso habitual a la prensa de calidad mientras cenamos, hemos encontrado un ránking de estos que nos apasionan, publicado por The Wall Street Journal. Os esperabais un ránking de Padres Hoy o Jara y Sedal, seguramente. Pero nosotros estamos aquí para acabar con vuestras expectativas.

Se recogen los mejores y los peores trabajos para el 2012 teniendo en cuenta el nivel de estrés, el sueldo y el entorno. Las conclusiones han sido:

MEJORES TRABAJOS

– El mejor trabajo es el de ingeniero de software. Tu éxito en este campo es proporcionalmente inverso a tu atractivo físico, pero no se puede tener todo. Nosotros, por ejemplo, tenemos belleza infinita pero no tenemos inteligencia, y a quién le importa. Habría que ser tonto para no estar encantado con esta situación.

Director de recursos humanos. En los tiempos que corren, estar despidiendo en vez de ser despedido es una satisfacción, suponemos que por eso estará aquí.

Higienista dental. Claro que no debe ser lo mismo ser higienista dental en Massachusetts (EEUU) que en una aldea de la Amazonia (Amazon).

Terapeuta ocupacional. Encargado de que la gente no se deprima por exceso de tiempo libre a cualquier precio, aunque sea teniendo hijos o siendo terrorista.

PEORES TRABAJOS

Leñador, curiosamente. Mucho peor que otros trabajos como matarife, o ser el doble de Chris Martin y tener que llevar ropa hecha con retales de manteles y unas  Salomon, como si fueras un escalador.

Periodista. Y encima la carrera en la Complutense es un campo de pruebas, por no hablar de echar la matrícula.

Agente de movilidad. Una profesión que recoge lo más horrible de todas las profesiones: pasas frío y calor, es de cara al público, cobras a la gente, estás de pie muchas horas y el uniforme es espantoso.

Lavaplatos. Sorprendente que aún exista este puesto de trabajo. Es como si hubieran puesto “sereno” o “corredor de cuádrigas”.

Evidentemente, nosotros hemos elaborado nuestro propio Top  de mejores y peores trabajos.

MEJORES TRABAJOS según NME:

– Constructor de Lego.

Escritor de blog. Un poco estresante, pero ganar 100 petrodólares por palabra escrita lo compensa, aunque nos mata tener que estar rechazando sexo 24hours party people.

Jugador profesional de videojuegos. Ya nos sorprendió verla como asignatura en el programa de la universidad de una amiga erasmus en Dinamarca. Pero existe.

Periodista. No, es broma, lógicamente

Ser Emilio Aragorn, hijo de Arathorn.

Medidor de pechos. Naturalmente a la mayoría del sector femenino de la redacción se la suda.

PEORES TRABAJOS según NME:

Becario de NME. Que no sabemos si es un trabajo o una de las doce pruebas de Astérix.

Ser Michael Keaton. Menuda putada. Te venden una carrera brillante en los ochenta y te quedas para vestir santos. Empiezas haciendo papeles tan buenos como “Las locas peripecias de un señor mamá” y terminas en una versión moderna de “Herbie”, de padre de Lindsay Lohan. No es justa carrera para el mejor Batman del cine.

Ser pipa en la gira de Rody Aragón. Tener que aguantarle y ver cómo se tira a grouppies.

Sastre de Marichalar. Además de tener que imaginar combinaciones imposibles de colores y rayas, rombos y cuadrados, cuando por fin tienes una pieza lo suficientemente hortera, tienes que volverte loco para que le encaje en ese cuerpo asimétrico que la droga le ha dado.

Anuncios

Gwyneth Paltrow

Hace poco hablábamos de Chris Martin, el cantante de Coldplay, y de la presentación mundial de su nuevo disco que hicieron en Madrid. Hoy vamos a hablar de su santa esposa, la actriz Gwyneth Paltrow. Aquí se han juntado dos portentos que ponen a sus hijos nombres como “Apple”, pobres muchachos.

Gwyny, como la llaman los más íntimos, hasta hace unos años llevaba una carrera en continuo ascenso, que culminó ganando un Oscar, y en la que se pasaba por la piedra a gente como Brad Pitt o Ben Affleck. Esto ha cambiado. Y la culpa según vemos su línea cronológica es, claramente, de Chris Martin, a quien gustosos le echaríamos la culpa de muchas maldades del universo, así, sin motivo aparente. Gracias a él cada vez que algún medio publica un ranking con la gente más odiada de Hollywood, allí estaba Gwiny.

El principal problema que tiene es que la va liando allá donde va, y al final en el único sitio donde gusta es en Talavera de la Reina, donde estuvo estudiando cuando era jovencita.

La chica tiene fama de antiamericana, pese a ser de Los Ángeles, por hacer declaraciones de que se vive mejor en europa y que L.A. le agobia.

Además tiene fama de pija y de vivir alejada de la realidad, por decir cosas como que cuando se le quema un plato cocinando lo tira a la piscina.

Como muchos padres estrella, parece que tienen a sus hijos medio aislados del mundo. Asegura que ellos no han probado una hamburguesa con patatas, porque es veneno. En definitiva, que  os dejamos con algunas perlas:

“Preferiría antes consumir crack, a un queso que venga en lata”

“Me gusta vivir aquí (UK) porque no encajo en América. Los británicos son mucho más inteligentes y civilizados que los americanos. No hablan de temas como trabajo y dinero, ¡hablan de cosas más interesantes durante la cena!”

“No tengo amigos borrachos. Mis amigos son adultos; beben, pero saben cómo hacerlo. Creo que ver a la gente emborracharse da vergüenza ajena. Es sencillamente ridículo. Y también lo encuentro degradante. Pienso: ‘Oooh, te estás degradando a ti mismo, agarrando una cogorza en público”.

“Soy jodidamente buena en lo que hago, y la gente que vale la pena y está interesada lo sabe. Eso es lo único que importa”

“No soy perfecta, sólo me esfuerzo mucho”

“Respeto y admiro a gente que ha sido infiel. La infidelidad es algo normal”

“¿Quieres saber dónde puedes hacerte las ingles brasileñas en París? ¿O dónde encontrar un buen restaurante con vino ecológico? La gente sabe que yo sé esas cosas”

También es una heroína, no os perdáis el relato de cómo salvo a una mujer de la muerte en el 11-S:

Básicamente, lo que sucedió es que había ido a una clase de yoga muy temprano. Iba camino a casa y era la mañana del 11 de septiembre -no es que supiera en ese momento qué significaba- y una chica estaba cruzando la calle imprudentemente y las dos nos paramos al mismo tiempo y esperamos un tiempo largo. Diez años más tarde recibí una carta suya diciendo que iba llegando tarde al trabajo, que tuvimos ese encontronazo, que bajó a la estación de Christopher Street para ir al World Trade Center donde trabajaba en el piso 77 de la torre sur y el tren se estaba marchando. Así que, si no hubiéramos tenido esa interacción, siente que su vida hubiera tenido un curso muy diferente. Fue una historia extraordinaria y todo lo que podía pensar es en todas las personas que tuvieron experiencias como esa aquel día, pero no pueden encontrar al otro porque no es una persona reconocible

Hemos dejado para el final lo mejor que ha soltado últimamente. Se debía sentir mal por aquellas declaraciones a favor de la infidelidad, y en una rueda de prensa en el pasado festival de Venecia ha dicho esto:

Creo que si se aplicara la violencia mortal como castigo por aventuras extramatrimoniales, quedarían vivos sólo tres hombres en esta sala. Incluso menos. Al fin y al cabo, ¡estamos en Italia!“.

Las Ventas en Coldplay

La semana pasada vimos cómo Coldplay elegía Madrid para presentar en directo su nuevo disco, “Mylo Xyloto”, a nivel mundial. La carrera del grupo es un descenso innegable de calidad disco tras disco y un ascenso imparable en cantidad, euro tras euro. Esto ya lo hemos vivido con otros casos, como RHCP, U2, The Killers o tantos otros, en serio. Se nos ha pasado por la cabeza decir que Coldplay son los Maná ingleses, pero no vamos a hacerlo. Ya lo hemos hecho.

Que conste que a quien escribe esto el primer disco de los ingleses le parece una maravilla, sobre todo las 6 primeras canciones. Pero aquellos eran otros tiempos, cuando estaban más cerca de Radiohead que de Rihanna.

Nos ha llamado la atención que hayan elegido a Mario Vaquerizo para presentar su concierto en Las Ventas, por muy bien que nos caiga después de su afición por la cerveza, y que, repetimos, era la presentación de su nuevo disco a nivel mundial, y fue retransmitido vía youtube . Aquí tenéis el momento, que es un sinsentido en el que no vemos la relación con la música de Coldplay:

No estuvimos en el concierto porque hacía frío y era entre semana, pero desde hace tiempo este grupo es previsible y algo aburrido. Además, pagar 50 € de entrada para que cierren con una versión de “Ritmo de la Noche” nos parece un timo. Para que podáis alabarles o insultarles con motivos, aquí os dejamos el concierto completo.