Ratasfari

Hay muchas leyendas urbanas sobre el subsuelo de Nueva York. Normalmente hemos oído las de los cocodrilos, las Tortugas Ninja, Futurama o Ron PerlmanLa realidad, seguro, es que hay unas ratas como el altar mayor de la catedral de Burgos, que paran los vagones del metro con el pecho. Como los jerezanos hacen con el Ave. Las ratas deben de tener extorsionado al ayuntamiento de Nueva York, que no levanta cabeza desde lo de los Cazafantasmas, porque los planes de desratización se quedan escasos. Tanto que se ha creado una web para llamar la atención sobre el problema, Rat Free Subways.

Han organizado concursos donde puedes mandar tus mejores fotografías de ratas en el metro y ganar un abono para todo el año, según lo asquerosa que sea la imagen. En las reglas del concurso se especifica que las ratas mutantes que saben cómo usar un móvil no pueden participar, por cierto.