Chimofunding

Como está visto que los famosos tienen más tirón para recaudar fondos que los ninjas que te paran en Callao para que te hagas socio de una ONG, se han juntado unos cuantos con el objetivo de obtener dinero para obras de caridad a base de vender objetos personales, en vez de tirarlos a la basura. Objetos o lo que surja. Tienen también lo que ellos llaman VIP experience. Pinchando en Luminary Lane te encuentras, entre otras cosas, con un balón firmado por Kobe Bryant por 1.000$, un meet&greet con los Lakers por 7.500$, accesos VIP a un concierto de Madonna o de Shakira y hasta al de Third Eye Blind en un concierto privado. Aunque ya nadie se acuerda de Third Eye Blind de todas formas, así que no sabemos si la obra de caridad es para ellos o para una fundación.

También tienes una opción, “Dream Experience“, que consiste en que le puedes pedir lo que quieras a la celebrity que se ofrezca. En el caso de Madonna y de Shakira les tiene que haber llegado barbaridades finas. (Seguro que más de uno ha pensado en apalizar a Piqué como “Dream Experience”).

En España también hemos encontrado una opción a lo crowdfunding pero inspirada por otra obra de caridad: hacer que Chimo Bayo grabe su próximo disco. Esta redacción, si tiene que dedicar el dinero a algo, claramente lo va a dedicar a casar a dos palomas para que venga a pinchar Chimo a la ceremonia. 1000€ nos vamos a dejar. En palabras del propio DJ “El bacalao no se me ha pasao”. Otra posibilidad es comprar por 5€ un mensaje de voz personalizado. Tenéis hasta el 13 de enero para hacer realidad este sueño de los 90. Qué jefe.

Anuncios

Donde caben dos

Han encontrado un pez de tres ojos cerca de una central nuclear, en Argentina. Hombre, que a lo mejor “cerca” para esta gente es como para los madrileños, que todo está a veinte minutos, sea Callao o Massachusetts, que hemos escrito correctamente a pesar de tus dudas, exigente lector.

Parece que lo están analizando, a ver si es por radiación, por casualidad o porque se lo han pintado. Si tuviéramos que elegir un tercer miembro del cuerpo no elegiríamos un ojo, no os vamos a engañar. Está claro que un argentino elegiría tener dos lenguas, para poder mantener dos conversaciones a la vez, o mejor aún, para hablar consigo mismo. Nosotros, pudiendo elegir, a lo mejor pediríamos que se superpusieran dos miembros. Y tendríamos un brazo extralargo. Graciosos.