Torta nupcial

 

2893_wedding_fight

Como pasan los días y nos sigue haciendo gracia, al final hemos tenido que publicar esta noticia para que tenga máxima difusión entre las 3 personas que nos siguen, que sois vosotros y la madre del becario número 7. Llamar a los becarios por números como si fueran replicantes nos ahorra muchos problemas morales y es una forma despectiva de tratar a la gente que cada vez se da más en la empresa española.

Pero vamos con la noticia, sin más sonámbulos: En una boda, donde se juntaba familia vasca y familia de Valladolid, acabaron a tortas por cantar una canción en euskera. El euskera llevó al tema político y el tema político a agredirse con la cubertería del banquete y los manteles color salmón. Siempre imaginamos los salones de boda con manteles color salmón. Suponemos que será porque resalta el traje de novia.

“Unos eran de los de ‘viva España’ y los otros de ‘Gora ETA’ según se indica en la noticia. El resumen es de cinco personas con lesiones, que no podrán jugar la próxima temporada, entre ellos dos ertzainas -tuvieron que llamar a la policía dado que nadie paraba a pesar de que los novios lo pidieron repetidas veces.

Qué grandes momentos debieron vivirse en ese salón, con la novia llorando y pidiendo por el micrófono que parase la pelea, gente gritando, señoras gritando más, macarras amenazando y seguro que algunos despistados drogándose en el baño.

El banquete era en Donostia, por cierto, os dejamos a vosotros las bromas fáciles, que son las que más nos gustan. Y no nos vamos sin recordaros que las bodas son para pillar, no para pegarse. Consejo ofrecido por NME.

 

Anuncios

Remedios caseros I: cómo acabar con los piojos

Abrimos la veda de los remedios caseros como parte de esta sección. Empezamos  el año con uno infalible contra los piojos, porque seguro que tienes algún piojoso cerca (todos lo tenemos), o algún niño en su defecto o algún niño con su defecto, que es ser un niño.

Queremos aclarar que estos remedios los hemos probado previamente, aunque el becario todavía sigue de baja, pero con el pelo limpio, limpio. No es verdad. Los becarios no pueden darse de baja. Está en coma tirado en los lavabos.

MATERIALES

– Bolsa de plástico.

– Vinagre.

– Bote de insecticida.

– Horquillas.

Si tienes el pelo largo es aconsejable recogerlo en una coleta o similar. O que te lo recoja alguien si no se muere del asco, porque tener piojos es una cosa muy común pero eso no lo hace menos lamentable. Una vez recogido, te echas vinagre a muerte, en plan aliño de abuela. Acto seguido te rocías la cabeza bien con insecticida  procurando que te caiga en el resto del cuerpo y en los ojos lo menos posible. Desconocemos la reacción del vinagre mezclado con el insecticida, salvo que es mortal para los piojos. Igual es mortal para las personas, pero hasta que no muera el becario no podremos confirmarlo.

Una vez hecho esto, si aún respiras, te pones la bolsa en la cabeza (sólo en la zona de pelo, salvo que te de morbo autoasfixiarte), como si fueras a entrar a quirófano, y la sujetas bien con horquillas. La marca de la bolsa da igual pero las bolsas del Lidl son mucho más humillantes, puestos a superar el listón de este remedio casero (vigila que la bolsa no tenga restos de comida, ya que en ese caso los piojos la devorarán y después terminarán contigo). Siguiendo con el tema, tienes que dormir con la bolsa en la cabeza. A la mañana siguiente te aseguramos que habrán muerto todos los piojos ahogados en tu propio vómito.

Esta es la opción laboriosa. La otra es echarte gasolina y prenderte fuego al pelo. Mano de santo.