Killer Barbies

No queremos tener cerca las navidades y, más concretamente, Reyes, sin haceros alguna recomendación a aquellos que tengáis niños cerca. Para ganaros el cariño de todos, os recomendamos unas muñecas estadounidenses que podéis encontrar en el Toys’R’Us, al menos en los de USA.  El nombre no os lo podemos confirmar ya que somos un medio sin medios, valga la rebuznancia, y no contrastamos las noticias.

El juguete no es otro que unas muñecas bebés que hablan. Lo innovador es que, en vez de decir “mamá” dicen “puta loca”.

Una asociación de padres ha pedido que sea retirado el producto porque dicen que “hablan como camioneros“. La compañía ha dicho que se lo están inventando y que las muñecas sólo balbucean. Como la niña del exorcista, pero balbucean.

Nosotros creemos que es un producto muy innovador y que prepara a las nuevas generaciones, como el servicio militar o que te den con una regla en la cabeza en los colegios. Podéis encargarlas desde ya por el módico precio de 40 marabedíes.

Las primeras reacciones no se han hecho esperar y ya han prohibido el acceso a un supermercado a una niña de 4 años por robo, ya que abrió una bolsa de chucherías, cogió algunas y devolvió la bolsa a la estantería. Qué vergüenza. Sin intimidar al guarda ni llevar pasamontañas. Evidentemente algo está fallando en la educación pública cuando los niños se organizan tan mal para el crimen. En nuestro barrio lo más amable que hacían era poner Loctite en los asientos de los profesores, los dos días al año que iban a clase.

Anuncios

Ghostfucksters

Una señora de Canterbury ha denunciado ante la prensa que la acosa un fantasma en su cama. Esta mujer, de setenta y tres años, está ya muy harta de echarse a dormir y que le meta mano una presencia que ella no ve pero siente. Siendo de noche y dado que, generalmente, cuando se llega a cierta edad uno lleva gafas y no duerme con ellas, se podría pensar que igual es el vecino de puerta con puerta.

El caso es que sintió varias noches las manos en el edredón. Entonces quitó el edredón. Y el colchón empezó a dar meneos. Y claro, puso otra vez el nórdico, que es un edredón al fin y al cabo pero mucho más europeo. A nosotros nos gustaría sentir a veces un pequeño acoso en el colchón, la verdad, y si es de un fantasma como Casper, al que se le ve limpio, no tendríamos problema en que nos poseyera.

La cuestión es que estamos sufriendo una revolución sexual del otro lado, porque hace unos días fotografiaron a dos fantasmas manteniendo relaciones sexuales en Ohio. Nosotros no vemos nada por más que miramos y mira que con poco vamos. Pero os dejamos las imágenes, que parecen un test de Rorschach de fantasmas, para que opinéis libremente. Esto nos lleva a preguntarnos muchas cosas, como si habrá herpes fantasmales en el más allá. O si Patrick Swayze tenía motivos ocultos para dejar en tierra a Demi Moore; o a fantasmear sobre cómo se lo tienen que pasar Iker Jiménez y Carmen Porter.

Reducción de pizza a la barbacoa

Pizza the Hut, cortesía de Spaceballs

Siguiendo con nuestros menús basados en el reciclado, os presentamos platos para compartir cualquier domingo, para que quedéis bien con los amigos y la familia al invitarles a casa, que nunca les invitáis. Están basados en restos del día anterior, a veces de dos días, lo que viene a ser la realidad de los hogares españoles.

– Bordes de pizza con salsa barbacoa.

Ingredientes:

– Bordes de pizza del día anterior.

– Salsa barbacoa en cajita.

Los bordes de la pizza no se tiran. Nunca. Partiendo de esta premisa os podemos garantizar que al día siguiente vais a tener un manjar para compartir con forma, además, de costilla. Siempre tendrás algún gorrón que el día anterior se haya comido toda la pizza, hasta los bordes, pero lo habitual es que la gente quiera comer el relleno y no la masa, eso se tira, como si fuéramos ricos, qué extravagancia. Lo importante el día anterior es haber pedido, además de pizza por teléfono, por internet o por favor,  una de alitas de pollo, de esas que vienen en una foto de sesión en la propaganda y al llegar a tu casa parecen muslos de rata. Pero vienen con una salsa barbacoa en un paquete que mide falange y poco más, donde caben perfectamente los bordes de la pizza para mojar. Y voilà, ya tienes una tapa moderna, rápida y fácil.

Conciertos infinitivos

Bruce Springsteen ha anunciado gira en 2012. Resulta sorprendente que no nos hayamos metido nunca con él en NME. El motivo es que le respetamos, aunque sólo tenemos recopilatorios suyos. La cuestión es que Springsteen es famoso, además de por un apellido temido por los disléxicos, por dar conciertos de 4 y 5 horas con su cinta de karateka y sus camisetas de tirantes. Vale que tiene un público fiel, pero aunque resucitaran a Mozart nosotros no aguantaríamos más de 3 horas en cualquier concierto. Salvo que se le apareciera la muerte, claro, entonces podríamos estar 3.15 e incluso 4.40.

Parece que el récord de horas tocando en directo lo tiene Gonzales, un pianista canadiense, que estuvo aporreando el piano 27 horas, 3 minutos y 44 segundos. En ese tiempo Los Ramones habrían tocado 218 veces su discografía completa incluyendo los directos. Y en el campo del heavy Manowar estuvieron una vez tocando 5 horas y pico en Bulgaria, parece que en 2008. Era todo un solo de guitarra. Ahora tenemos a los Flaming Lips, que son unos pesados que después de hacer una canción de 6 horas han hecho otra de 24. Nosotros una vez estuvimos tocando 23 minutos seguidos la guitarra de la Wii y nos dio un ataque epiléptico. Esa es nuestra mejor marca.

Con todo, reconocemos que hay algunos artistas de los que nos tragaríamos las 3 horas de actuación y de pie, con más paciencia que el marido de “Entre Fantasmas“.  Puto pringao el bombero… Y ya lo hemos hecho, con The Cure. Pero ¿cómo aguantan los músicos tocando? ¿A base de Evian?¿Patrocinados por Heineken? En el caso de Calamaro está claro, ya que le vimos en directo meterse una raya en pleno escenario. Así está de gordo, la perca engorda mucho menos.

 

Hilarious Pino

 

 


 

 

Las Guerras Civiles

Tranquilos, no vamos a hablaros de una nueva película ni libro sobre la guerra civil. Vamos a hablaros de un grupo que deberías escuchar. En realidad son un dúo, y se llaman The Civil Wars. Cantan una especie de folk-pop tranquilo, delicado y con bonitas melodías. Por ir al grano, le encantarán a quien le gusten The Swell Season, Glen Hansard, Damien Rice y todos estos artistas que te llenan de optimismo con cada nota. Si te gusta Cradle of Filth, Slayer y Brujería, deja de leer y continúa con tus sacrificios y tus cositas.

Recientemente han publicado su primer álbum, llamado “Barton Hollow”, y ahora mismo están de gira teloneando a Adele, a la que le encantaron tras verles en directo y se los llevó de gira por US, USA y posteriormente por Estados Unidos. Así que, actuando ante grandes audiencias, suponemos que irán haciéndose cada vez más populares y ya no parecerás un visionario cuando hables de ellos, así que empieza ya a dártelas y a hacerte parches para la cazadora con su nombre.  Hace poco pasaron por el show de David el hombre de la carta, donde interpretaron en directo su tema “Poison & Wine”:

Humor amarillo

El martes nos quedamos privados con el concierto de Ryuichi Sakamoto. Aunque su nombre pueda despistar, nos pareció entender que dijo que era de Madrid, lo que nos llena de orgullo.  No nos habíamos preparado la actuación escuchando sus temas para contaros el set list y para ir de entendidos, porque hemos empleado demasiado tiempo en aprender a decir cómo se llama para comprar las entradas en la FNAC. Al final las pillamos por internet. Qué tipo más grande, ahí, con su trío de cuerda, en el teatro, aunque mira que ponerse a tensar las cuerdas del piano nada más empezar, con sus ruidicos de moderno divertido.

El caso es que durante hora y media estuvieron dale que te pego con unas interpretaciones que eran una maravilla, todo adaptado a piano, violín y chelo, que es un instrumento con nombre de bebida alcohólica. Como Chelo García Cortés. A veces guiaba Sakamoto, que parecía saberse todo de memoria o improvisaba mucho y seguro que acabaría con mucho dolor en las cervicales, porque se dormía encima del piano. Otra veces llevaban el ritmo la señorita japonesa y el señor del limoncello. En cualquier caso gran ovación del público cada vez que Sakamoto respiraba y sostenía las notas del final cosa mala. En vez de tirar púas como en los conciertos de rock tiraron el violín y le prendieron fuego al piano, en plan Jerry Lee Lewis. Eso sí, los bises algo decepcionantes, resulta que en este tipo de conciertos los bises son de un tema. Tampoco hubo pogos y Sakamoto no escupió al público ni les llamó maderfaquers.

Mención especial a la promo/management porque nadie se dio cuenta al organizar la prensa y dejarles hacer sus tres fotos sin flash de rigor en los conciertos, de que en un silencio donde se oía pensar a la gente, los disparos hacían bastante ruido. Tanto que el público empezó a insultar a la prensa. Un exaltado hasta les llamó “chusma”, como si hubieran venido acreditados por La Noria. Nos consta que algunos estaban deseando que acabara el concierto para perseguirles luego con teas encendidas y horquillas de las de pinchar la paja, tan comunes en las noches madrileñas.

Personalmente el tema que más nos gustó fue esa de los pianitos y los violinitos agudos por aquí y por allá. Temazo.

La historia del rap

De todos es sabido que los late nights en USA son una maravilla, porque tienen música en directo (y suena bien), entrevistan a gente interesante y los espacios los conduce gente de lo más capaz.  Jimmy Fallon es uno de ellos.

El año pasado, se propuso junto a Justin Timberlake hacer una breve historia del rap y el hip hop cantada. La actuación fue para quitarse el sombrero, y tuvo muchísimo éxito. Aquí podéis verla:

 

Como arrasó, repitieron. Y lo que nos extraña es que Pablo Motos todavía no haya copiado la idea. Ah bueno, que él ya canta raps, es verdad. Os dejamos con la historia del rap parte 2:

 

La semana pasada hicieron la tercera. Antes de dejaros con ella, una reflexión: ¿no creéis que Christian Gálvez es el Justin Timberlake español? ¿Que cae bien a todos, es guapo, y parece que siempre está limpio y huele bien?

En fin, aquí la tenéis (Beastie Boys incluidos):

Gwyneth Paltrow

Hace poco hablábamos de Chris Martin, el cantante de Coldplay, y de la presentación mundial de su nuevo disco que hicieron en Madrid. Hoy vamos a hablar de su santa esposa, la actriz Gwyneth Paltrow. Aquí se han juntado dos portentos que ponen a sus hijos nombres como “Apple”, pobres muchachos.

Gwyny, como la llaman los más íntimos, hasta hace unos años llevaba una carrera en continuo ascenso, que culminó ganando un Oscar, y en la que se pasaba por la piedra a gente como Brad Pitt o Ben Affleck. Esto ha cambiado. Y la culpa según vemos su línea cronológica es, claramente, de Chris Martin, a quien gustosos le echaríamos la culpa de muchas maldades del universo, así, sin motivo aparente. Gracias a él cada vez que algún medio publica un ranking con la gente más odiada de Hollywood, allí estaba Gwiny.

El principal problema que tiene es que la va liando allá donde va, y al final en el único sitio donde gusta es en Talavera de la Reina, donde estuvo estudiando cuando era jovencita.

La chica tiene fama de antiamericana, pese a ser de Los Ángeles, por hacer declaraciones de que se vive mejor en europa y que L.A. le agobia.

Además tiene fama de pija y de vivir alejada de la realidad, por decir cosas como que cuando se le quema un plato cocinando lo tira a la piscina.

Como muchos padres estrella, parece que tienen a sus hijos medio aislados del mundo. Asegura que ellos no han probado una hamburguesa con patatas, porque es veneno. En definitiva, que  os dejamos con algunas perlas:

“Preferiría antes consumir crack, a un queso que venga en lata”

“Me gusta vivir aquí (UK) porque no encajo en América. Los británicos son mucho más inteligentes y civilizados que los americanos. No hablan de temas como trabajo y dinero, ¡hablan de cosas más interesantes durante la cena!”

“No tengo amigos borrachos. Mis amigos son adultos; beben, pero saben cómo hacerlo. Creo que ver a la gente emborracharse da vergüenza ajena. Es sencillamente ridículo. Y también lo encuentro degradante. Pienso: ‘Oooh, te estás degradando a ti mismo, agarrando una cogorza en público”.

“Soy jodidamente buena en lo que hago, y la gente que vale la pena y está interesada lo sabe. Eso es lo único que importa”

“No soy perfecta, sólo me esfuerzo mucho”

“Respeto y admiro a gente que ha sido infiel. La infidelidad es algo normal”

“¿Quieres saber dónde puedes hacerte las ingles brasileñas en París? ¿O dónde encontrar un buen restaurante con vino ecológico? La gente sabe que yo sé esas cosas”

También es una heroína, no os perdáis el relato de cómo salvo a una mujer de la muerte en el 11-S:

Básicamente, lo que sucedió es que había ido a una clase de yoga muy temprano. Iba camino a casa y era la mañana del 11 de septiembre -no es que supiera en ese momento qué significaba- y una chica estaba cruzando la calle imprudentemente y las dos nos paramos al mismo tiempo y esperamos un tiempo largo. Diez años más tarde recibí una carta suya diciendo que iba llegando tarde al trabajo, que tuvimos ese encontronazo, que bajó a la estación de Christopher Street para ir al World Trade Center donde trabajaba en el piso 77 de la torre sur y el tren se estaba marchando. Así que, si no hubiéramos tenido esa interacción, siente que su vida hubiera tenido un curso muy diferente. Fue una historia extraordinaria y todo lo que podía pensar es en todas las personas que tuvieron experiencias como esa aquel día, pero no pueden encontrar al otro porque no es una persona reconocible

Hemos dejado para el final lo mejor que ha soltado últimamente. Se debía sentir mal por aquellas declaraciones a favor de la infidelidad, y en una rueda de prensa en el pasado festival de Venecia ha dicho esto:

Creo que si se aplicara la violencia mortal como castigo por aventuras extramatrimoniales, quedarían vivos sólo tres hombres en esta sala. Incluso menos. Al fin y al cabo, ¡estamos en Italia!“.