La Mobyda

Hay mucha gente que le tiene tirria a Moby. Nosotros no. Nos da igual en realidad. El caso es que el otro día (que puede ser un período comprendido entre la semana pasada o hace diez años) estaba tocando un acústico guitarra en mano en una galería de Amsterdam y le dio un calambrazo una bombilla. Pero en la nuca, en plan directamente a la médula, hasta el punto de que en el vídeo que circula por internet se baja de la tarima de 1×1 donde estaba subido, da la guitarra como un profesional, o sabiendo lo que iba a pasar, y se desploma en el suelo. Queremos pensar que es una performance (aunque eso ya le pasó a Mark Sandman de Morphine y luego era un infarto de verdad) porque la gente empieza a hacerle fotos como si les fuera la vida en ello. Qué majos los fotógrafos. Además no se arrima nadie a socorrerle al principio, porque si es de verdad quedan como carroña, pero si está actuando, quedan como unos ridículos, que es mucho peor hoy en día, dónde va a parar. Y ojo al hombrecillo que le coloca la pierna, por si le pisa alguien, porque lo más importante es que no le pisen, no que esté muerto.

Nuestro veredicto es que está actuando, pero en plan Ben Affleck, que nos cae muy bien pero es muy malo, es un Eduardo Noruegas de la actuación. A lo mejor ahora tiene poderes y ve a la gente desnuda con sus gafas de pasta. Eso sí, nos parece un poco cutre que antes de desmayarse entregue su guitarra para no arañarla. Y si no estaba actuando, le está bien empleado, por ocurrírsele tocar un acústico, vamos hombre…que eres Moby, nadie espera ya nada de ti.