Avernación


En una de nuestras revistas de cabecera, Science, hemos leído que los avances en el campo de la hibernación están cerca de conseguir resultados para los humanos en plan ciencia-ficción. Estudiando el proceso de los osos pardos, que son muy parecidos a los humanos, no hay más que verlos, han observado que la temperatura de su cuerpo en hibernación se mantiene entre 30 y 36º grados por ciclos de 2 a 7 días, mientras que los latidos del corazón bajan sin que entren en un coma irreversible, si bien tardan en recuperar su actividad normal unas tres semanas, según han comentado los propios osos.

El famoso Øivind Tøien, científico que claramente se ha inventado su propio nombre, opina que “lo único que nos queda por saber es cómo activar o desactivar el proceso de hibernación y aprovechar los diferentes grados del mismo“. Es decir, que han publicado el artículo para justificar la subvención pero todavía no han descubierto nada que no se sepa (A Walt Disney hace 41 años en su lecho de muerte le dijeron: “lo único que nos queda es cómo activar o desactivar la inmortalidad, pero tranquilo, que en un par de añitos lo tenemos. Son 1.000 millones. ¿Pagará en efectivo o con tarjeta?”)

Están convencidos de que la primera aplicacion práctica será en los viajes espaciales, como en la Nostromo, para que los tripulantes aprovechen al máximo su estancia fuera de la tierra, porque está claro que los astronautas se van normales y vuelven con un leve retraso, sólo hay que ver a Pedro Duque. El otro día nos le cruzamos en una calle de Madrid y se saltó tres carriles con su BMW como quien no quiere la cosa.

También podían mandar a los osos a conquistar al espacio, que ya saben cómo se despiertan, y así tendríamos una nueva raza para colonizar la galaxia.

Hablando de osos y de hibernaciones, recomendamos leer “El Mejor Amigo del Oso“, de Arto Paasilinna, que es un divertido escritor finlandés del que no podríamos hablar en ningún otro momento y por eso lo metemos aquí.

Con todo, lo que está claro es que habrá que dormir por turnos, porque con la mala leche que gastamos los humanos tras una siesta de 20 minutos, después de dormir 6 meses podemos organizar la tercera guerra mundial.

Anuncios

6 Responses to Avernación

  1. pistacho says:

    Yo estoy recien hibernado,nos vemos

  2. teniente_ripley says:

    yo no sé si estoy hibernando o tengo narcolepsia pero sólo me pasa en la oficina

  3. humpfrey says:

    no se dice invernar?

  4. null says:

    Yo creo que se puede decir de las dos maneras… pero habrá que mirarlo en la RAE.

    A mí lo que me gustaría es que me dijeran cómo no dormirme, pero sin tomar café, que al final me produce ansiedad. Es horrible estar medio sopa pero como si un jaguar me fuera a saltar a la chepa a la vez.
    Vamos, yo lo que quiero es una mezcla de tranquimazín y café, aunando lo mejor de cada uno y sin que dé adicción. Alguien conoce esa maravilla?

  5. Mojarrison says:

    Invernar.- Dícese de la acción de crear inviernos.
    Null, ¿has probado a montar en bici? Si vas a currar en bici llegas como si te hubiéras tomado 4 cafés del tirón, pero sin ésos molestos temblores en las manos… a mi me funciona, aunque no sé si es porque estoy como una regadera o por mi inmunidad a la cafeína :P
    Con respecto a la primera aplicación para la hibernación, yo creo que sería para los vecinos de Tribunal y Malasaña, que con tanta botellona deben de tener ojeras hasta en los tobillos…

  6. perter says:

    la sustancia que buscáis, que te mantiene despierto sin crear adicción, se llama cocaína

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: